Jueza Ponente: BETTY JOSEFINA TORRES DÍAZ
Expediente Nº AP42-N-2005-000094

Mediante escrito presentado en fecha 19 de enero de 2005 ante la Unidad de Recepción y Distribución de Documentos (URDD) de las Cortes de lo Contencioso Administrativo, los abogados Gustavo Urdaneta Troconis, Andrés Troconis Torres, Jaime Torres Fernández y Esteban Carpio Cabrera, inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo los Nros. 19.591, 65.794, 51.232 y 104.881, respectivamente, actuando con el carácter de apoderados judiciales de las Sociedades Mercantiles HIGH IMPACT DESING & ENTERTAIMENT (HIDE) S.A., inscrita en la ciudad de Panamá, Capital de la República de Panamá y cabecera del Circuito Nacional del mismo nombre, anotada en la ficha 394665, documento número 196017, en sección de micro película mercantil de ese Registro Público, en fecha 29 de enero de 2000, con sucursal debidamente inscrita ante el Registro Mercantil Quinto de la Circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda en fecha 7 de febrero de 2001, bajo el Nº 71, Tomo 508-A-Qto y también ante el Registro Mercantil Segundo de la Circunscripción Judicial del Estado Nueva Esparta en fecha 13 de junio de 2001, Tomo 18-A, Nº 16; y HIGH IMPACT DESING & ENTERTAIMENTE HIDE FILIAL VENEZUELA S.A., inscrita ante el Registro Mercantil Segundo de la Circunscripción Judicial del Estado Nueva Esparta en fecha 14 de marzo de 2003, Tomo 5-A, Nº 76, interpusieron recurso contencioso administrativo por abstención o carencia conjuntamente con solicitud de medida cautelar innominada, contra la COMISIÓN NACIONAL DE CASINOS, SALAS DE BINGO Y MÁQUINAS TRAGANÍQUILES, en virtud de la presunta omisión de la referida Comisión en otorgar “(…) tres (3) delegaciones (autorizaciones) de importaciones (sic) solicitadas el pasado 7 de junio, 13 y 22 de octubre, respectivamente (…)”.

En fecha 26 de enero de 2005, se dio cuenta a la Corte y, por auto de esa misma fecha, previa distribución, se designó ponente a la Jueza Betty Josefina Torres Díaz, quien con tal carácter suscribe el presente fallo.

En fecha 31 de enero de 2005, se pasó el presente expediente a la Jueza ponente.

Cumplidos como han sido los extremos de Ley, esta Corte pasa a decidir, previas las siguientes consideraciones:

I
DEL RECURSO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO POR ABSTENCIÓN O CARENCIA Y DE LA MEDIDA CAUTELAR INNOMINADA

Los apoderados judiciales de la parte presuntamente agraviada, fundamentaron el presente recurso, bajo los siguientes argumentos:

Que High Impact Desing & Entertaiment (HIDE) S.A. y High Impact Desing & Entertaiment Hide Filial Venezuela S.A. “(…) son empresas importadoras, distribuidoras, comercializadoras y fabricantes de máquinas traganíqueles (…)”. (Mayúsculas de la Corte).

Que el 20 de agosto de 2001, High Impact Desing & Entertaiment (HIDE) S.A “(…) cumpliendo con todas las exigencias establecidas en la Ley de Casinos, quedó registrada con el Nº CNC-001-117 como empresa Fabricante de máquinas traganíqueles, según se comprueba del oficio Nº CNC-IN-01/359 (…); bajo el Nº CNC-002-0118 como empresa Operadora de máquinas traganíqueles, según se comprueba del oficio Nº CNC-IN-01/360 (…); bajo el Nº CNC-003-119 como empresa Importadora, Distribuidora y Comercializadora de máquinas traganíqueles, según se comprueba del oficio Nº CNC-IN-01/361 (…); y, finalmente, bajo el Nº CNC-004-120 como empresa de Servicio Técnico de máquinas traganíqueles, según se comprueba del oficio Nº CNC-IN-01/362 (…)”. (Mayúsculas de la parte recurrente).

Que, por otro lado, High Impact Desing & Entertaiment Hide Filial Venezuela S.A. “(…) también ha cumplido con TODOS los requisitos legales para la explotación de su objeto social. Así, se encuentra inscrita en el Registro de Importaciones del Puerto Libre de la Isla de Margarita, bajo el Nº J-30993199-7, según consta en el oficio Nº AEG/DO/OAO/2004, de fecha 4 de junio de 2004, y el 15 enero de 2004 se registró en la Comisión: bajo el Nº CNC-001-278 como empresa Fabricante de máquinas traganíqueles y enseres de juego, según se comprueba del oficio Nº CNC-IN-04/016 (…); bajo el Nº CNC-002-278 como empresa Operadora de máquinas traganíqueles, según se comprueba del oficio N° CNC-IN-04/017 (…); bajo el N° CNC-003-280 como empresa Importadora, Distribuidora y Comercializadora de máquinas traganíqueles, según se comprueba del oficio Nº CNC-IN-04/018 (…) y bajo el N° CNC-004-281 como empresa de Servicio Técnico de máquinas traganíqueles, según se comprueba del oficio Nº CNC-IN-04/019 (…)”. (Mayúsculas de la parte recurrente).

Que “(…) para el óptimo y eficaz cumplimiento de sus actividades económicas, construyeron una planta de producción y ensamblaje de máquinas traganíqueles –única en el país- en la Av. Juan Bautista Arismendi, esquina El Yaque, Urb. Doña Elisa, Municipio García, Estado Nueva Esparta (…). La inversión de recursos económicos que se hizo para la construcción de la ensambladora es de grandísima magnitud y, sin duda, se efectuó bajo un escenario de confianza legítima de explotar a futuro su actividad comercial, -la cual, obviamente, es una actividad legal y lícita en Venezuela y autorizada por la Comisión-, sin mayores contratiempos”.

Que el Directorio de la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles se compone de cinco (5) miembros, y que para la constitución del mismo se hace imprescindible -según el artículo 5 de la Ley de Casinos- la presencia del Presidente.

Que debido a la renuncia del Presidente de la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles, y a la falta de designación de un sustituto para ocupar el mencionado cargo, se “(…) ha creado una paralización en los procedimientos de otorgamiento de licencias, autorizaciones y delegaciones de la Comisión que los administrados no deben soportar indefinidamente”.

Que “(…) En nuestro caso particular, requerimos del Directorio de la Comisión la autorización para tres (3) importaciones antes de la renuncia del (…)” Presidente de la mencionada Comisión, y “(…) Este hecho conduce a señalar que las solicitudes que tempestivamente se formularon ante el Directorio, en razón de la circunstancia expuesta, no han recibido respuesta concreta –otorgar o negar las delegaciones- hasta la fecha, violando no sólo lo previsto en los artículos 37 y 7, numeral 5, de la Ley de Casinos, sino también el derecho constitucional de petición y de ADECUADA y OPORTUNA respuesta”. (Mayúsculas de la parte recurrente).

Que sus representadas “(…) bajo un escenario de confianza legítima, han realizado varias importaciones para lo cual han solicitado autorización, respecto a las cuales la Comisión ha mantenido una abstención total, a pesar de haberse cumplido con TODOS los requisitos legalmente exigidos, tal como la Comisión expresamente lo reconoció en el oficio N° CNC-IN-04/841, de fecha 24 de noviembre de 2004, en el que señaló: ‘(…) se hace constar que la Firma Mercantil High Impact Design & Entertainment, (Hide), Filial Venezuela, S.A., ha cumplido con todos los requisitos exigidos por esta Comisión para la tramitación de las respectivas Delegaciones de Importación supra mencionadas”’. (Mayúsculas, negrillas y subrayado de la recurrente).

Que “(…) esta inactividad de la Comisión está causando graves perjuicios y daños a nuestras representadas, consistentes, básicamente, en que: i) no está cumpliendo, oportunamente, con los compromisos adquiridos con terceros en el mercado interno y en otros países, exponiéndose a ser demandada por cumplimiento de contrato por altas sumas de dinero y ii) se ve obligada a pagar fuertes cantidades de dinero por concepto de almacenaje de la mercancía que no ha podido ser nacionalizada, por faltar las delegaciones o la renovación de las anteriormente otorgadas (…)”.

Que “(…) para poder nacionalizar la mercancía que se encuentra en la Aduana El Guamache del Estado Nueva Esparta, sólo faltan las delegaciones, puesto que –se insiste- tanto HIDE como HIDE VENEZUELA cumplieron con los (sic) todos los requisitos legalmente exigibles, como ya lo reconoció la Comisión”. (Mayúsculas y negrillas de la parte recurrente)

Que “(…) en el caso de autos (…) existe una inactividad de la Administración que se corresponde con el incumplimiento de una obligación de ley, como lo es autorizar la importación de productos y equipos inherentes a la actividad sobre la cual la Comisión debe desplegar sus potestades de policía administrativa, para lo cual el recurso por abstención es la vía judicial de que disponen nuestras representadas”.

Que el origen legal de la obligación de expedir las autorizaciones para la importación de equipos afines a la actividad regulada por la Ley de Casinos, se encuentra en el artículo 7, numeral 5 y en el artículo 37 eiusdem, así como en la Resolución conjunta del Ministerio de Hacienda y del Ministerio de Industria y Comercio, publicada en la Gaceta Oficial N° 36.590 de fecha 26 de noviembre de 1998.

Que “(…) debemos precisar cuáles son las solicitudes de autorización de importaciones que la Comisión no ha otorgado, a pesar de haber reconocido, en el oficio Nº CNC-IN-04/841, de fecha 24 de noviembre de 2004, que se ‘ha cumplido con todos los requisitos exigidos por esta Comisión para la tramitación de las respectivas Delegaciones de Importación supra mencionada’”; así, en fecha 7 de junio de 2004, High Impact Desing & Entertaiment (HIDE) S.A., “(…) amparada por un escenario de confianza legítima, las licencias de empresa distribuidora, comercializadora y fabricante de máquinas traganíqueles y el registro de Importadora de Puerto Libre, solicitó delegación para la importación de diez (10) máquinas ‘Vides Machines Tekbit Model VRT/MON (…)”; asimismo, “(…) El 13 de octubre de 2004, HIDE VENEZUELA, amparada igualmente por un escenario de confianza legítima, (…) presentó delegación para la importación de quinientas (500) máquinas traganíqueles y equipos accesorios marca KONAMI procedentes de Australia para luego ensamblar y comercializar en Venezuela, Argentina, Brasil, Colombia y Perú (…)” y “(...) Finalmente, el 22 de octubre de 2004, HIDE VENEZUELA, amparada del mismo modo por un escenario de confianza legítima (…), presentó delegación para la importación de cuatro mil doscientos cincuenta (4250) máquinas traganíqueles y equipos accesorios marca KANOMI procedentes de Australia para luego ensamblar y comercializar en Venezuela, Argentina, Brasil, Colombia y Perú (…)”, pero hasta la fecha, vencido el plazo para decidir, la Comisión ha mantenido una conducta omisa y no ha otorgado las correspondientes autorizaciones, “(…) a pesar del cumplimiento de TODOS los requisitos legalmente exigidos (…)”.(Mayúsculas, subrayado y negrillas de la recurrente).


Que “Con fundamento en lo previsto en el artículo 19, párrafo 11, de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, solicito en nombre de nuestras representadas que se otorgue medida cautelar consistente en el otorgamiento temporal y provisional de las delegaciones de importación (…) que corresponden a los números 1, 4 y 5 del oficio Nº CNC-IN. 04/841 de fecha 24 de noviembre de 2004, en el cual la Comisión señaló que se ‘ha cumplido con todos los requisitos exigidos por esta Comisión para la tramitación de las respectivas Delegaciones de Importación supra mencionadas’”. (Mayúsculas, subrayado y negrillas de la parte recurrente).

Que solicita se admita el presente recurso y se ordene a la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles, “(…) otorgar las delegaciones, en un lapso de cinco (5) días hábiles, contados a partir de la publicación del fallo, con la advertencia de que la falta de pronunciamiento en dicho lapso acarreará que la sentencia sea tenida, a todos los efectos legales, como las delegaciones solicitadas”.

Que, finalmente, solicita se declare con lugar el recurso contencioso administrativo de abstención o carencia interpuesto.

II
CONSIDERACIONES PARA DECIDIR

I. Como punto previo corresponde a esta Corte pronunciarse sobre su competencia para conocer del recurso contencioso administrativo de abstención o carencia interpuesto conjuntamente con solicitud de medida cautelar innominada, y al efecto observa lo siguiente.

En primer lugar, el recurso por abstención o carencia bajo estudio, está interpuesto contra la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles, en virtud de la presunta falta de otorgamiento de “(…) tres (3) delegaciones (autorizaciones) de importaciones solicitadas el pasado 7 de junio, 13 y 22 de octubre, respectivamente (…)”, solicitadas por las Sociedades Mercantiles High Impact Desing & Entertaiment (HIDE) S.A. y High Impact Desing & Entertaiment Hide Filial Venezuela S.A.

Al respecto, esta Corte estima oportuno referirse a la sentencia Nº 1030, del 11 de agosto del 2004, emanada de la Sala Político Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia, la cual expresó lo referente a la competencia residual, a entender:
“(…) Con relación a lo antes expuesto, considera la Sala, en primer lugar, que deben darse parcialmente por reproducidas las disposiciones que en la materia contenía la derogada Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia, adaptándolas al nuevo texto que rige las funciones de este Alto Tribunal, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la jurisprudencia de este Máximo Tribunal.
Así, atendiendo a las recientes sentencias dictadas por esta Sala en las cuales se ha regulado transitoriamente la competencia de la jurisdicción contencioso-administrativa, considera la Sala que las Cortes de lo Contencioso Administrativo son competentes para conocer: (…)
8.- De las abstenciones o negativas de autoridades o funcionarios distintos a los establecidos en el numeral 26 del artículo 5 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, o distintos a los de carácter estadal o municipal, a cumplir específicos y concretos actos a que estén obligados por las leyes (…)”. (Destacado de la Sala).

En atención a la interpretación jurisprudencial que precede, visto que el recurso contencioso administrativo por abstención o carencia interpuesto está dirigido contra la presunta omisión de la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles; y siendo tal Comisión, de acuerdo al artículo 3 de la Ley para el Control de los Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles, un órgano desconcentrado del extinto Ministerio de Hacienda, hoy Ministerio de Finanzas, creado por Ley, con autonomía funcional, es decir, con independencia jerárquica dentro de la organización; observa esta Corte que el referido órgano no se encuentra comprendido en la categoría señalada en el numeral 26 del artículo 5 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, por lo tanto, este Órgano Jurisdiccional resulta competente para conocer de la presente causa. Así se declara.

II. Determinada como ha sido la competencia de este Órgano Jurisdiccional para conocer del recurso contencioso administrativo de abstención o carencia interpuesto conjuntamente con medida cautelar innominada, pasa la misma a decidir acerca de la admisibilidad de los mismos:

En primer lugar, esta Corte considera oportuno señalar que el recurso contencioso administrativo por abstención o carencia, “(…) es un medio (…) que puede –y debe- dar cabida a la pretensión de condena al cumplimiento de toda obligación administrativa incumplida, sin que se distinga si ésta es específica o genérica. En consecuencia, puede incluso tener como objeto la pretensión de condena a que la Administración decida expresamente una petición administrativa –con independencia de que otorgue o rechace el derecho solicitado- en garantía del derecho de petición (...)”. (Vid. Sentencia Nº 547 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, de fecha 6 de abril de 2004).

Por otro lado, visto que en nuestro ordenamiento jurídico no existe un medio jurídico concreto para resolver este tipo de asuntos (abstención o carencia), estima pertinente este Órgano Jurisdiccional explicar lo que estableció la Sala Político Administrativa de la extinta Corte Suprema de Justicia, a decir: “(…) se procede de seguidas a determinar cual es el procedimiento legal aplicable a los mismos, y en tal sentido se observa que como quiera que no exista en la Ley un procedimiento específico para tramitar dicho recurso, esta Sala, con fundamento en la facultad que le confiere el artículo 102 de la Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia (sic), en casos similares, ha aplicado por analogía para su admisión y sustanciación, el procedimiento del juicio de nulidad de los actos de efectos particulares, por juzgarlo el más conveniente de acuerdo con la naturaleza del caso (…)”. (Vid. Sentencia de fecha 28 de febrero de 1985, Caso: Eusebio Igor Vizcaya Paz).

Así quedó señalado en la sentencia líder en cuanto al procedimiento a aplicar en estos casos, de la Sala Político Administrativa de la extinta Corte Suprema de Justicia, caso Eusebio Igor Vizcaya Paz, de fecha 28 de febrero de 1985:
“Al no establecer el texto respectivo por vía específica -ni la Ley Orgánica de la Corte Suprema de Justicia, por vía general-, el procedimiento para interponer el susodicho recurso, la Corte, conforme a las disposiciones del artículo 102 de su Ley Orgánica, considera como el más conveniente para tramitarlo, tal

como lo decidiera el Juzgado de Sustanciación de la Sala, el destinado en dicha Ley a la impugnación de los actos administrativos de efectos particulares, adaptado desde luego, a las (…) peculiaridades del recurso por abstención, entre ellas la de los efectos del mismo (…)”.

En virtud de lo anterior, visto que el recurso de abstención o carencia es tramitado de conformidad con las disposiciones establecidas para el recurso contencioso administrativo de nulidad, debe atenderse a los requisitos establecidos en el artículo 19 aparte 6 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, la cual señala:

“Se declarará inadmisible la demanda, solicitud o recurso cuando así lo disponga la ley; o si el conocimiento de la acción o recurso compete a otro tribunal; o si fuere evidente la caducidad o prescripción de la acción o recurso intentado; o cuando se acumulen acciones o recursos que se excluyan mutuamente o cuyos procedimientos sean incompatibles; o cuando no se acompañen los documentos indispensables para verificar si la acción o recursos es admisible; o cuando no se haya cumplido el procedimiento administrativo previo a las demandas contra la República, de conformidad con la Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República; o si contiene conceptos ofensivos o irrespetuosos; o es de tal modo ininteligible que resulte imposible su tramitación; o cuando sea manifiesta la falta de representación o legitimidad que se atribuya al demandante, recurrente o accionante; o en la cosa juzgada”.

Dicho lo anterior, observa este Órgano Jurisdiccional que en el presente caso se denuncia, a través del recurso contencioso administrativo de abstención o carencia, la presunta falta de pronunciamiento por parte de la Administración, sobre las solicitudes de autorización de importaciones formuladas en fechas 7 de junio de 2004, 13 de octubre de 2004 y 22 de octubre de 2004, por las empresas recurrentes.

Ello así, corresponde a este Órgano Jurisdiccional determinar si el presente recurso cumple con los presupuestos procesales establecidos en el citado artículo 19 aparte 5 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, y en tal sentido observa, que en fecha 7 de junio de 2004, la Sociedad Mercantil High Impact Desing & Entertaiment (Hide) S.A., presentó ante la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles, solicitud “(…) para la importación de diez (10) máquinas ‘Vides Machines Tekbit Model VTR/MON (…)”.

Al respecto, resulta importante destacar -a los fines de establecer la caducidad del recurso por abstención o carencia en relación a la referida solicitud de fecha 7 de junio de 2004-, el artículo 6 de la Ley para el Control de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles, el cual señala lo siguiente:

“La Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles, tendrá a su cargo la autorización y el control de las actividades objeto de esta Ley. Sus decisiones agotan la vía administrativa y serán notificadas a los interesados. Contra las decisiones de la Comisión podrá interponerse recurso Contencioso Administrativo, dentro del término de sesenta (60) días continuos siguientes a la notificación o al vencimiento del lapso que tiene la Comisión para contestar, de conformidad con la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos”.

En concatenación con lo señalado anteriormente, el artículo 60 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos, aplicable al presente caso visto que el trámite para este tipo de recurso es el mismo utilizado para el recurso contencioso administrativo de nulidad, establece lo siguiente:

“La tramitación y resolución de los expedientes no podrá exceder de cuatro (4) meses, salvo que medien causas excepcionales, de cuya existencia se dejará constancia, con indicación de la prórroga que se acuerde.
La prórroga o prórrogas no podrán exceder, en su conjunto, de dos (2) meses”.

Visto lo anterior, estima oportuno esta Corte mencionar extracto de la sentencia dictada por la Sala Político Administrativa en fecha 21 de mayo de 2002, al cual se hizo referencia ut supra, en relación con la caducidad para interponer la acción, y al respecto se observa:

“(…) y es a partir, del día siguiente a éste vencimiento que nació en principio la negativa del Colegio de Ingenieros de inscribir a los egresados del Instituto (…), es decir, el lapso de caducidad de seis meses, debía computarse a partir del 6 de agosto de 1998, lo cual daría como fecha tope para interponer válidamente el recurso por abstención el 6 de febrero de 1999 (…).
…omissis…
Así las cosas, estima esta Alzada, que el hecho que originó la presunta abstención por parte del Colegio de Ingenieros de Venezuela, acaeció el 13 de octubre de 1998, fecha en la cual los recurrentes solicitaron la práctica de la mencionada inspección judicial, y es a partir de esta fecha en que debe comenzar a computarse el lapso de caducidad de seis meses (…)”.

En tal sentido, debe considerarse que el procedimiento para la obtención de la delegación de “(…) importación de diez (10) máquinas ‘Vides Machines Tekbit Model VTR/MON (…)” se inició en sede administrativa, en fecha 7 de junio de 2004, habiendo finalizado el plazo para que la referida Comisión decidiera sobre la solicitud, el día 7 de octubre de 2004, (según lo establecido en el artículo 60 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos, aplicable al caso concreto en virtud del artículo 6 de la Ley para el Control de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles), considerando en caso de no haberse producido respuesta expresa que a partir del día siguiente, comenzó a correr el lapso de sesenta (60) días continuos para acudir ante el órgano jurisdiccional, según lo establecido en el citado artículo 6 de la Ley para el Control de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles.

Así, siendo que en el caso sub iudice dicho lapso comenzó a correr el día 8 de octubre de 2004, finalizando el día 8 de diciembre de 2004, en tanto que el presente recurso contencioso administrativo de abstención o carencia fue interpuesto el día 19 de enero de 2005, lleva a esta Corte a declarar inadmisible el presente recurso por abstención o carencia, en relación a la solicitud formulada por la Sociedad Mercantil High Impact Desing & Entertaiment (Hide) S.A., en fecha 7 de junio de 2004, por motivos de caducidad del mismo, y así se decide.

Ahora bien, en relación a las delegaciones de importación solicitadas por la Sociedad Mecantil High Impact Desing & Entertaiment Hide Filial Venezuela S.A., en fechas 13 y 22 de octubre de 2004; debe esta Corte señalar que revisadas como han sido las actas procesales que conforman el presente expediente, considera que -en lo referente a dichas solicitudes- el presente recurso debe ser admitido, por cuanto cumple con los presupuestos procesales establecidos en el mencionado artículo 19 aparte 5 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, esto es, el conocimiento del presente recurso corresponde a este Órgano Jurisdiccional; en el mismo no se acumulan acciones que se excluyan mutuamente o con procedimientos incompatibles; no existe prohibición legal alguna para su admisión; no se evidencia la falta de algún documento fundamental para el análisis de la acción; el escrito recursivo no contiene conceptos ofensivos, irrespetuosos, ininteligibles o contradictorios; la recurrente ostenta suficiente interés o cualidad para la interposición del presente recurso y se encuentra debidamente representada, no hay cosa juzgada, y el mismo ha sido interpuesto en tiempo hábil, y así se decide.

III.- Revisada la admisibilidad del presente recurso contencioso administrativo de abstención o carencia en relación a las delegaciones de importación solicitadas por las Sociedades Mecantiles High Impact Desing & Entertaiment (HIDE) S.A. y High Impact Desing & Entertaiment Hide Filial Venezuela S.A., en fechas 7 de junio de 2004, 13 y 22 de octubre de 2004, esta Corte pasa a pronunciarse sobre la procedencia de la medida cautelar innominada solicitada, y en tal sentido observa lo siguiente:

Vista la inadmisibilidad del recurso contencioso administrativo por abstención o carencia interpuesto en virtud de la omisión de la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles, frente a la solicitud formulada por la Sociedad Mercantil High Impact Desing & Entertaiment (Hide) S.A., en fecha 7 de junio de 2004, identificado con el Nº 1 en la solicitud del recurrente, observa éste Órgano Jurisdiccional que por cuanto las medidas cautelares son de carácter provisional y accesorios al recurso principal, resulta inoficioso pronunciarse respecto a la medida cautelar innominada interpuesta, y así se declara.

Por otro lado, se observa en relación a la falta de otorgamiento de las dos (2) “(…) delegaciones (autorizaciones) de importaciones (sic) solicitadas el pasado (…) 13 y 22 de octubre, respectivamente (…)”, que los apoderados judiciales de la parte recurrente fundamentaron su solicitud de medida cautelar innominada señalando que la omisión de la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles da lugar a que sus representadas pierdan clientela por no poder entregar a tiempo la mercancía ofrecida, impidiéndoles así “(…) desarrollar su actividad económica normalmente, pues los insumos y equipos que necesitan y están en el Puerto no pueden ser sacados por faltar las delegaciones de importación”; asimismo, -según afirman- “(…) la mercancía que se encuentra en el Puerto El Guamache (…) no puede ser desaduanizada por faltar solamente la autorización de la Comisión (…)”, generándose “(…) unos gastos de almacenaje que hasta el momento asciende (sic) a una suma que supera los cuarenta millones de bolívares”; y finalmente, que sus representadas cumplieron con todos los requisitos que la ley exige a efectos de otorgar las referidas delegaciones de importación, lo cual fue reconocido en el Oficio Nº CNC-IN-04/841, de fecha 24 de noviembre de 2004, emanado de la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles.

Siendo ello así, pretenden a través de la medida cautelar innominada “(…) el otorgamiento temporal y provisional de las delegaciones de importación (…)” solicitadas el 13 y 22 de octubre de 2004, respectivamente.

Al respecto, conviene citar el aparte 10 del artículo 19 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, el cual dispone lo siguiente:

…omissis…
“En cualquier estado y grado del proceso las partes podrán solicitar, y el Tribunal Supremo de Justicia podrá acordar, aun de oficio, las medidas cautelares que estimen pertinentes para resguardar la apariencia de buen derecho invocada y garantizar las resultas del juicio, siempre que dichas medidas no prejuzguen sobre la decisión definitiva”. (Negrillas de esta Corte)
Vista la norma precedentemente transcrita, observa este Órgano Jurisdiccional que en el presente caso le resultaría difícil entrar a conocer de la medida cautelar innominada solicitada por los apoderados judiciales de la parte recurrente sin proveer sobre el fondo de lo debatido, por cuanto el fin perseguido por ésta es idéntico al del recurso contencioso administrativo por abstención o carencia interpuesto, a saber, la orden de pronunciamiento dirigida a la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles sobre las dos delegaciones solicitadas por la parte recurrente en fechas 13 y 22 de octubre de 2004, respectivamente, y en caso de “(…) falta de pronunciamiento (…) que la sentencia sea tenida, a todos los efectos legales, como las delegaciones solicitadas”; por tanto, acordada la medida cautelar innominada solicitada por la presunta omisión se vaciaría de todo contenido el recurso contencioso administrativo por abstención o carencia interpuesto, ya que el otorgamiento de las delegaciones de importación solicitadas supone el análisis de la obligatoriedad o no de realizar la actuación concreta exigida por medio del presente recurso de abstención, teniendo en consecuencia la decisión que provee la cautela un carácter definitivo.

En consecuencia, debe esta Corte debe declarar improcedente la medida cautelar innominada solicitada por los apoderados judiciales de la parte recurrente por cuanto, la misma contraría la disposición contenida en el aparte 10 del artículo 19 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, que supedita el otorgamiento de las medidas cautelares innominadas –entre otros requisitos- al no prejuzgamiento sobre la decisión definitiva, y es que como lo ha precisado jurisprudencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, las medidas cautelares tienen por objeto garantizar las resultas de lo juzgado mientras se decide el mérito del recurso principal, no constituyendo un medio para crear situaciones jurídicas a favor del particular recurrente, que no tenía al momento de interponer el recurso o, sencillamente, para anticipar de manera irreversible los efectos de la sentencia definitiva, vaciando de contenido y destruyendo la esencia del recurso principal, y así se decide.

III
DECISIÓN

Por las razones precedentemente expuestas, esta Corte Segunda de lo Contencioso Administrativo, administrando justicia, en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, declara:

1.- COMPETENTE para conocer el recurso contencioso administrativo de abstención o carencia interpuesto conjuntamente con solicitud de medida cautelar innominada, ejercido los abogados Gustavo Urdaneta Troconis, Andrés Troconis Torres, Jaime Torres Fernández y Esteban Carpio Cabrera, inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo los Nros. 19.591, 65.794, 51.232 y 104.881, respectivamente, actuando con el carácter de apoderados judiciales de las Sociedades Mercantiles HIGH IMPACT DESING & ENTERTAIMENT (HIDE) S.A., inscrita en la ciudad de Panamá, Capital de la República de Panamá y cabecera del Circuito Nacional del mismo nombre, anotada en la ficha 394665, documento número 196017, en sección de micro película mercantil de ese Registro Público, en fecha 29 de enero de 2000, con sucursal debidamente inscrita por ante el Registro Mercantil Quinto de la Circunscripción Judicial del Distrito Federal y Estado Miranda en fecha 7 de febrero de 2001, bajo el Nº 71, Tomo 508-A-Qto y también por ante el Registro Mercantil Segundo de la Circunscripción Judicial del Estado Nueva Esparta en fecha 13 de junio de 2001, Tomo 18-A, Nº 16; y HIGH IMPACT DESING & ENTERTAIMENTE HIDE FILIAL VENEZUELA S.A., inscrita por ante el Registro Mercantil Segundo de la Circunscripción Judicial del Estado Nueva Esparta en fecha 14 de marzo de 2003, Tomo 5-A, Nº 76, contra la COMISIÓN NACIONAL DE CASINOS, SALAS DE BINGO Y MÁQUINAS TRAGANÍQUILES, en virtud de la presunta omisión de la referida Comisión en otorgar “(…) tres (3) delegaciones (autorizaciones) de importaciones (sic) solicitadas el pasado 7 de junio, 13 y 22 de octubre, respectivamente (…)”.

2.- INADMISIBLE el recurso contencioso administrativo por abstención o carencia interpuesto conjuntamente con solicitud de medida cautelar innominada en virtud de la presunta omisión de la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles frente a la solicitud formulada por la Sociedad Mercantil High Impact Desing & Entertaiment (Hide) S.A., en fecha 7 de junio de 2004.

3.- ADMITE el recurso contencioso administrativo por abstención o carencia interpuesto conjuntamente con solicitud de medida cautelar innominada, en virtud de la presunta omisión de la Comisión Nacional de Casinos, Salas de Bingo y Máquinas Traganíqueles frente a las solicitudes formuladas por la Sociedad Mercantil High Impact Desing & Entertaiment Hide Filial Venezuela S.A., en fechas 13 y 22 de octubre de 2004.

4.- IMPROCEDENTE la medida cautelar innominada solicitada.

5.- ORDENA la remisión del presente expediente al Juzgado de Sustanciación de esta Corte, a los fines de que continúe con la tramitación de la presente causa.

Publíquese, regístrese y notifíquese. Cúmplase lo ordenado.


Dada, firmada y sellada en la Sala de Sesiones de la Corte Segunda de lo Contencioso Administrativo, en Caracas a los ocho (08) días del mes de marzo de dos mil cinco (2005). Años 194° de la Independencia y 146° de la Federación.

La Presidenta,


MARÍA ENMA LEÓN MONTESINOS

El Vicepresidente,


JESÚS DAVID ROJAS HERNÁNDEZ


La Jueza,

BETTY JOSEFINA TORRES DÍAZ
Ponente


La Secretaria,


JENNIS CASTILLO HERNÁNDEZ



BJTD/g
Exp. N° AP42-N-2005-000094
Decisión n° 2005-00324