REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
TRIBUNAL PRIMERO DE PRIMERA INSTANCIA EN FUNCIONES DE JUICIO

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
CIRCUITO JUDICIAL PENAL DEL ESTADO TÁCHIRA
TRIBUNAL DE PRIMERA INSTANCIA MIXTO EN FUNCIÓN DE JUICIO NÚMERO UNO
196° Y 148°

Procede este Tribunal de Primera Instancia Mixto en Función de Juicio Número Uno del Circuito Judicial Penal del Estado Táchira, a cargo de la Juez Presidente FANNY YASMINA BECERRA CASANOVA conjuntamente con los Jueces Escabinos EDGAR ALEXANDER RODRÍGUEZ PEÑA y BLANCA EDILIA GARCÍA VIVAS a dictar sentencia en la presente causa N° 1JU-650-03/1JM-679-03/1JM-950-05, diferida como fue la redacción del fallo en la audiencia de juicio oral y público celebrado en doce (12) sesiones en fechas 18, 27, de octubre de 2006, 01, 06, 14, 21, 28 de noviembre de 2006 y 8, 13, 18, 19, 20 y 21 hasta el 22-12-06, para ser publicada en la décima audiencia siguiente a las 11:00 a.m. Siendo la oportunidad de publicación del íntegro de la sentencia definitiva en la presente causa, este Tribunal observa:

CAPÍTULO I

Se celebró el juicio oral y público contra los acusados HUMBERTO ANTONIO CÁCERES SUÁREZ y GEORGI FÉLIX PÉREZ LEAL, así:

-. Al acusado GEORGI FÉLIX PÉREZ LEAL, venezolano, natural de San Cristóbal, Estado Táchira, nacido en fecha 25-02-1978, de 29 años de edad, soltero, de profesión u oficio comerciante, titular de la cédula de identidad N° V-13.972.070, residenciado en el Barrio Marco Tulio Rangel, Calle Principal, Parte Baja, Casa Nº 4-9, San Cristóbal, Estado Táchira, por la presunta comisión de los delitos de ROBO ARREBATÓN previsto y sancionado en el artículo 458 último aParte del Código Penal, en perjuicio de Quintero Gladys del Carmen, PORTE ILÍCITO DE ARMA BLANCA y AMENAZA, previstos y sancionados en los artículos 278 del Código Penal y 16 de la Ley Sobre la Violencia Contra la Mujer y la Familia, en perjuicio del Orden Público y Félix Pérez Jaimes (padre); AUTOR MATERIAL O PERPETRADOR DEL DELITO DE HOMICIDIO INTENCIONAL CALIFICADO, previsto y sancionado en el ordinal 1° del artículo 408 en relación con el encabezamiento del artículo 83 del Código Penal, AUTOR MATERIAL O PERPETRADOR DEL DELITO DE ABORTO SUFRIDO AGRAVADO, previsto y sancionado en el último aparte del artículo 434 del Código Penal en relación con el encabezamiento del artículo 83 ejusdem, PORTE ILÍCITO DE ARMA DE FUEGO, previsto y sancionado en el artículo 278 del Código Penal en relación con el artículo 87 ejusdem, en concurso real de delitos, en perjuicio de Alba Marina Rosales García, Maryuri Yorley Suárez Rosales y el Orden Público, representado por el defensor privado, abogado JOSÉ GERSON LEAL.

-. Al acusado HUMBERTO ANTONIO CÁCERES SUÁREZ, venezolano, natural de Guasdualito, Estado Apure, nacido el día 29-06-1978, de 28 años de edad, titular de la Cédula de Identidad Nº V-14.707.213, de estado civil soltero, de profesión u oficio pescadero, domiciliado en el Sector La Pedregosa, Carretera Vía El Llano, adyacente al Hotel Valle Hondo, San Cristóbal, Estado Táchira, por la presunta comisión de los delitos de DETERMINADOR DEL DELITO DE HOMICIDIO INTENCIONAL CALIFICADO, previsto y sancionado en el ordinal 1° del artículo 408 del Código Penal en relación con el artículo 83 ejusdem; DETERMINADOR DEL DELITO DE ABORTO SUFRIDO AGRAVADO, previsto y sancionado en el último aParte del artículo 434 del Código Penal en relación con el único aParte del artículo 83 ejusdem, PORTE ILÍCITO DE ARMA DE FUEGO, previsto y sancionado en el artículo 278 del Código Penal, en perjuicio de Alba Marina Rosales García, Maryuri Yorley Suárez Rosales y el Orden Público, en relación con el artículo 87 del Código Penal por concurso real de delitos, representado en la defensa por el defensor privado, abogado JEAN FERNANDO SÁNCHEZ.

CAPITULO II

Los hechos por los cuales fue acusado el ciudadano GEORGI FÉLIX PÉREZ LEAL, ya identificado, fueron formalizados en la audiencia de juicio oral y público por el Fiscal Primero del Ministerio Público, abogado JAIRO ESCALANTE PERNÍA, quien en representación de la Fiscalía Séptima del Ministerio Público, basado en la unidad del Ministerio Público, quien formalizó los hechos de la acusación fiscal en los siguientes términos:

“…El día 26/05/2003, a las 7:20 de la noche aproximadamente el imputado es aprehendido por los funcionarios RICO BUENO HENRY DE JESÚS, Placa 1023 y ARAQUE PEÑA EDICKSON DAVI, Placa 2205, adscritos a la Dirección de Seguridad y orden Público, quienes se encontraban realizando recorrido de seguridad en las instalaciones de la Terminal de Pasajeros de La Concordia, en la Prolongación de la Quinta Avenida y observaron cuando el imputado le arrebató el celular a la víctima, quien se encontraba en la acera de enfrente y emprendió veloz carrera hacia el matadero municipal, siendo aprehendido y recuperado el celular en la estación de servicio, esto es, donde funciona la reencauchadora…”.

Estos hechos fueron presentados por la Parte fiscal bajo la calificación jurídica del delito de ROBO ARREBATÓN, previsto y sancionado en el artículo 458 único aParte del Código Penal, en perjuicio de GLADYS DEL CARMEN QUINTERO.

“…El 19-08-2002, a las 04:30 de la mañana aproximadamente, el imputado es aprehendido por el funcionario JORGE SANTANA, placa 2181, adscrito a la Dirección de Seguridad y Orden Público, quien se encontraba en operativo de seguridad en el sector Barrio Marco Tulio Rangel, Parte Baja, cuando un ciudadano los llamó, identificándose como PÉREZ JAIMES FÉLIX, quien le manifestó que le prestáramos la colaboración con un problema que presentaba con su hijo de nombre GEORGI FÉLIX PÉREZ LEAL, ya que estaba agrediendo verbalmente, por lo que se trasladaron hasta allá y se conversó con él y al realizarle la inspección personal, se le encontró en sus Partes íntimas un arma blanca (cuchillo de cacha negra), por lo que fue pasado al Comando Policial…”.

Estos hechos fueron presentados por la parte fiscal bajo la calificación jurídica de los delitos de PORTE ILÍCITO DE ARMA BLANCA, previsto y sancionado en el artículo 278 del Código Penal y AMENAZA, previsto y sancionado en el artículo 16 de la Ley sobre la Violencia contra la Mujer y la Familia, en perjuicio de FÉLIX PÉREZ JAIMES y EL ORDEN PÚBLICO.

Asimismo, tanto el ciudadano GEORGI FÉLIX PÉREZ LEAL como el ciudadano HUMBERTO ANTONIO CÁCERES, fueron acusados por el abogado JAIRO ESCALANTE PERNÍA en representación de la Fiscalía Primera del Ministerio Público, por los hechos que a continuación se describen, según auto de apertura a juicio oral y público dictado en fecha 07 de diciembre de 2004, por el Tribunal de Primera Instancia en Función de Control N° 8 de este Circuito Judicial Penal, bajo las siguientes circunstancias de tiempo, modo y lugar:

”En fecha 20-09-2004, a las 07:30 horas de la noche, mientras se cubría la guardia de los Tribunales de Control se recibió llamada al teléfono 0414-710.58.53, celular del Juez Octavo de Control, abogado Jorge Ochoa Arroyave por parte del ciudadano Fiscal Primero del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial del Estado Táchira, Abg. Jairo Enrique Escalante Pernía, indicándole al Juez Octavo de Control, que en ese momento se encontraba en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas Sub-Delegación San Cristóbal con motivo de la investigación Nº 20-F1-0941-04, y se había entrevistado al ciudadano HUMBERTO ANTONIO CÁCERES SUÁREZ, (…); en virtud de los hechos acaecidos en fecha 11-09-2004, en el Barrio La Pedregosa, Calle Principal, Casa Nº 15, donde funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, Sub-Delegación San Cristóbal, hicieron el levantamiento de los cadáveres de las ciudadanas identificadas como Alba Marina Rosales García y Maryuli Yorley Suárez Rosales con ocho (08) meses de gestación; asimismo encontraron al ciudadano Humberto Cáceres Suárez, quien presentaba un impacto de arma de fuego en la pierna; el cual le señaló a la comisión policial que Alba Marina Rosales García era su suegra y Maryuli Yorley Suárez Rosales era su esposa. Sobre el suceso HUMBERTO CÁCERES SUÁREZ al ser entrevistado en la Sala de Emergencias del Hospital Central de San Cristóbal por funcionarios adscritos al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, Sub-Delegación San Cristóbal, refirió que él salía en la mañana del 11-09-2004 para su trabajo en el Supermercado Cosmos de las Acacias y en la casa quedaba su suegra Alba Marina Rosales García y su esposa Maryuli Yorley Suárez Rosales; cuando iba saliendo por la puerta posterior del inmueble fue interceptado por tres (03) sujetos desconocidos, quienes portaban revólveres y tenían rostros cubiertos con capuchas, de inmediato uno de ellos lo empujó y le dio un tiro en la pierna, seguidamente le empezaron a decir que les entregaran todo el dinero que tenían, respondiéndoles que no tenía ningún dinero en la casa; pero a sabiendas de que realmente sí tenían UN MILLÓN SETECIENTOS MIL BOLÍVARES (Bs. 1.700.000,00) en efectivo que era el producto restante de la venta de un camión Ford 350 que había vendido hace como dos meses, siendo ésta apenas la cantidad que quedaba de los SEIS MILLONES DE BOLÍVARES (Bs. 6.000.000,00) que recibió por la venta del referido camión en donde otros TRES MILLONES DE BOLÍVARES (Bs. 3.000.000,00) los estaba cobrando a través de letras, ya que la venta había sido por NUEVE MILLONES DE BOLÍVARES (Bs. 9.000.000,00). En vista de que él se negó a entregarles el dinero los sujetos optaron por registrar toda la casa revisando las habitaciones en donde estaba su suegra y su mujer y donde luego de dispararles a ambas se apoderaron del dinero que estaba guardado sobre unos libros y salieron corriendo del lugar.

Posteriormente y el mismo día 11-09-2004, el ciudadano HUMBERTO CÁCERES SUÁREZ, fue citado al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas Sub-Delegación San Cristóbal, a fin de continuar con la entrevista ya rendida y agregó que el hecho ocurrió a eso de las 06:00 de la mañana del día 11 de septiembre de 2004; que les observó revólveres a los tres sujetos; que escuchó que los sujetos dispararon cinco veces, incluyendo el disparo con el cual lo hirieron; que cuando huyeron no escuchó ruido de motores de carro o motocicleta; que al momento del hecho la luz del patio estaba prendida y alcanzó a ver a un sujeto conocido como Yoryi; que del dinero del cual se apoderaron los sujetos un millón de bolívares (Bs. 1.000.000,00) eran de su esposa y setecientos mil bolívares (Bs. 700.000,00) eran de él.

En calenda 13-09-2004 a las 11:40 horas de la mañana se presenta espontáneamente por ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas Sub-Delegación San Cristóbal, el ciudadano JAVIER ANTONIO ÁLVAREZ NOVOA, quien es vecino de la casa contigua donde vivían las interfectas Alba Marina Rosales García y Maryuli Yorley Rosales Suárez y donde igualmente reside Humberto Cáceres Suárez, y le informó a los funcionarios policiales, firmando y colocando las huellas en el acta levantada con motivo de la entrevista que “… REALMENTE VINE A DECIR QUE ESTE MUCHACHO HUMBERTO TIENE QUE VER CON LA MUERTE DE ESAS DOS MUJERES, YA QUE ÉL HACE COMO VEINTIDÓS DÍAS ATRÁS ME OFRECIÓ TRESCIENTOS MIL BOLÍVARES (Bs. 300.000) PARA QUE YO MATARA A SU SUEGRA, YA QUE SEGÚN ÉL LO TENÍA DEMASIADO OBSTINADO; ASÍ TAMBIÉN LO TENÍA OBSTINADO SU MUJER; QUE VIENE SIENDO LA MUCHACHA MARYULI…”.

En fecha 13 de septiembre de 2004, y en virtud de lo señalado por el ciudadano JAVIER ANTONIO ÁLVAREZ NOVOA, quien es vecino de la casa contigua donde vivían las interfectas Alba Marina Rosales García y Maryuli Yorley Suárez Rosales y donde igualmente reside Humberto Cáceres Suárez, fue citado al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas Sub-Delegación San Cristóbal, el ciudadano HUMBERTO CÁCERES SUÁREZ, quien fue entrevistado por los funcionarios encargados de la investigación y con la presencia de la ciudadana Fiscal Superior del Ministerio Público del Estado Táchira, abg. Mary Luz Ramírez y del Fiscal Primero del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial del Estado Táchira, abg. Jairo Enrique Escalante Pernía, Humberto Cáceres Suárez, aceptó que efectivamente había hablado con su vecino Javier Antonio Álvarez y le había ofrecido dinero para que matara a su suegra, pero como éste no quiso hacerlo, le había propuesto a un compañero de trabajo de nombre Manuel, quien le manifestó que él no lo hacía, pero lo contactaba con alguien y fue cuando lo contactó con un sujeto de nombre Yoryi; quien luego de las investigaciones se determinó que era GEORGI FÉLIX PÉREZ LEAL, domiciliado en el Barrio Marco Tulio Rangel calle principal Parte baja, número 4-9, Municipio San Cristóbal, Estado Táchira; con respecto a quien en fecha 16 de septiembre de 2004, se ordenó la aprehensión y posteriormente en fecha 17 de septiembre se ratificó la Privación Judicial Preventiva de Libertad”.

Estos hechos fueron calificados por la parte fiscal, en cuanto a GEORGI FÉLIX PÉREZ LEAL, como AUTOR MATERIAL O PERPETRADOR de los delitos de HOMICIDIO INTENCIONAL CALIFICADO, ABORTO SUFRIDO AGRAVADO y PORTE ILÍCITO DE ARMA DE FUEGO, previstos y sancionados en los artículos 408 ordinal 1°, 434 último aparte y 278 del Código Penal en relación con el artículo 83 encabezamiento ejusdem, en CONCURSO REAL DE DELITOS, por tratarse de acciones diferentes y lesiones no simultáneas (con el mismo acto) de varios tipos penales, de conformidad con lo establecido en el artículo 87 del Código Penal, en perjuicio de MARYULY YORLEY SUÁREZ ROSALES, ALBA MARINA ROSALES GARCÍA y el ORDEN PÚBLICO y respecto de HUMBERTO ANTONIO CÁCERES SUÁREZ, como AUTOR INTELECTUAL O DETERMINADOR de los delitos de HOMICIDIO INTENCIONAL CALIFICADO, ABORTO SUFRIDO AGRAVADO y PORTE ILÍCITO DE ARMA DE FUEGO, previstos y sancionados en los artículos 408 ordinal 1°, 434 último aparte y 278 del Código Penal en relación con el artículo 83 encabezamiento ejusdem, en CONCURSO REAL DE DELITOS, por tratarse de acciones diferentes y lesiones no simultáneas (con el mismo acto) de varios tipos penales, de conformidad con lo establecido en el artículo 87 del Código Penal, en perjuicio de MARYULY YORLEY SUÁREZ ROSALES, ALBA MARINA ROSALES GARCÍA y el ORDEN PÚBLICO.

La defensa del acusado HUMBERTO ANTONIO CÁCERES SUÁREZ, representada por el abogado JEAN FERNANDO SÁNCHEZ, señala que es evidente que el día 11 de septiembre de 2004, en una casa ubicada cerca del Hotel Valle Hondo de esta ciudad se produjo un crimen donde de forma indefensa fueron asesinadas dos mujeres con una serie de impactos de bala por tres sujetos encapuchados que ingresaron a robar un dinero que estaba en dicha vivienda y que condujo a la investigación por el Ministerio Público donde su defendido es nada más y nada menos que el esposo de Maryuli Yorley y el yerno de Alba Marina Rosales, expresa que en el debate se buscará la verdad de lo que pasó, que para nadie es un secreto que hay muchas personas inocentes que han pagado años de cárcel, que el sistema acusatorio brinda a través de las pruebas la posibilidad de esclarecer los hechos, expone que su defendido Humberto Antonio Cáceres fue a declarar al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas acerca de los hechos que sucedieron, allí dice que los sujetos le dispararon en la pierna y luego que él cae al suelo ingresan los encapuchados.

Sostiene la inocencia de su defendido, alega que el Fiscal del Ministerio Público al inicio de la investigación solicitó una orden de captura porque un vecino de apellido Novoa fue al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas a denunciar a su defendido donde manifiesta que supuestamente le había ofrecido trescientos mil bolívares (Bs. 300.000,00) días atrás para matar a su suegra, testigo que se va a presentar ante la sala, se va a escuchar y con el devenir del debate se van a evacuar toda una serie de pruebas ofrecidas por la Parte fiscal con las cuales se demostrará la inocencia por cuanto posee elementos para así sostenerlo, agrega que el Ministerio Público acusa a su defendido por el delito de Porte Ilícito de Arma de Fuego y su defendido jamás portó arma de fuego, él no fue el que cometió el hecho y así lo va a demostrar en el debate.

La Defensa de GEORGI FÉLIX PÉREZ LEAL, representada por el abogado JEAN FERNANDO SÁNCHEZ en la oportunidad de formular sus alegatos de apertura expone que se busca determinar si ese once de septiembre de 2004 su defendido cometió los hechos como autor material de esos crímenes para declararlo culpable, alega que los hechos ocurrieron una mañana al amanecer, que se va a oír una serie de testigos y desde ya solicita a los jueces que juzguen con la razón y si es de exculpar que así se haga.

Destaca que el Ministerio Público realizó una investigación y cumplió con la función que tiene de realizar una imputación por la presunta comisión de unos hechos punibles innegables, la muerte de dos personas y una por nacer dentro del vientre de la madre, es obligación hacerlo para la Parte fiscal, sin embargo, apoyado en la justicia de los ciudadanos comunes que ofrece la nueva normativa nuestra donde los ciudadanos comunes y corrientes, sin título de abogado junto al Juez del Tribunal integran el Tribunal para decidir, llama la atención para que con los conocimientos de los hechos normales de la vida y la lógica resuelvan la situación y determinen si su defendido es culpable o no de los hechos que le imputa el Ministerio Público como autor material de esos crímenes.

El acusado, HUMBERTO ANTONIO CÁCERES SUÁREZ, en la oportunidad de declarar expuso: “Eso fue el 11 de septiembre de 2004, eran las 06:05 de la mañana, cuando me levanté me fui hacia el baño, entré al cuarto, me despido de mi esposa, salgo del cuarto, uno sujetos me ponen una pistola en la frente, después me empujaron y me metieron un tiro en la pierna, después se metieron hacia el cuarto los otros sujetos, mi esposa dice Humberto qué pasa, le digo nada, cuando de repente escucho un disparo, escucho otro disparo, de ahí salen en carrera por la parte de atrás, pido auxilio a los vecinos, llamamos a mi suegro y a la policía, al llegar mi suegro me dice qué pasó, le dije mataron a Maryori y a la suegra, me dice no puede ser, llegó “la petejota”, me llevaron al hospital, me revisaron la pierna, me llevaron a “la petejota”, al llegar allí empecé a declarar, que eran las 06:05 de la mañana, uno de los sujetos me empujó me metieron un tiro en la pierna y de ahí salieron en carrera por donde mismo entraron, uno de los de “la petejota” me dijo usted los vio, les dije yo no los ví, que usted tiene que saber, yo no vi nada, pero usted tiene que saber, usted las mató, me empiezan a dar “coñazos”, me llevan al calabozo, y me dan “coñazos”, llega la Dra. Mariluz Ramírez, familiar de mi esposa y le dice a los “petejota” que me hagan hablar, yo no podía matar a mi esposa ni a mi hijo, yo todo lo que hacía lo hacía para mi esposa y mis dos niños, me torturaron mucho, me trajeron a los Tribunales, ahí declaré y mi abogado me dice échate la culpa que yo a usted lo saco en pocos días, le dije por qué voy a confesar si yo no tuve nada que ver, me dijo que asuma hechos, fue bajo presión lo que yo declaré, tanto de la jueza Mariluz, como del abogado que yo tenía, y yo soy inocente de todo lo que me están acusando”.

Al interrogatorio responde, que fue el 11 de septiembre, eran las 06:05 de la mañana se fue hacia el lavadero, hacia el baño, luego se fue hacia el cuarto se despide de la esposa y sale de la casa, cuando le pone una pistola en la frente uno de los sujetos, que dónde está la plata sabemos que usted cobró una plata ayer, que le meten un tiro en el pie, entran a la casa, la esposa le dice Humberto qué está pasando, que escucha un disparo y luego otro; salen por donde mismo entraron, por la parte de atrás de la casa; pide auxilio a los vecinos; cuando trabajaba en el cosmos tenía varios horarios, ese día tenía que estar a las 07:00 de la mañana; ella estaba acostada; él siempre se despedía de ella; su casita tenía dos cuarticos pequeños, era un salón dividido en salas, para el otro lado está la cocina, la nevera y el comedor y al ladito tiene el baño, todo quedaba interno dentro de la casa; lo interceptaron cuando iba a salir al trabajo, ya estaba vestido y ya se había despedido de ella; sí vivía con la esposa, el suegro y la suegra; existía una pared y una puerta; de la puerta para allá estaba la casa de la suegra; de esa cerradura no tenía llave, tenía solo llave de la que era su casa; esa puerta todas las noches se dejaba abierta porque a veces la esposa iba para allá, eran dos casas en una; el suegro no durmió en la casa esa noche, duró toda la noche trabajando; él vio tres personas, encapuchados, vio uno que cargaba un arma cuando le metieron el tiro, no sabe distinguir entre una pistola o un revolver, el disparo lo recibe cuando iban a entrar, ellos entraron por donde él iba a salir, por la parte de atrás de la casa; para él ese era el frente porque era por donde él salía y entraba; aparte de esa puerta sí tenía otra salida por el frente, utilizaba esa salida cuando tenía carro, porque dejaba el camión ahí; cuando ellos entraron lo empujaron; cuando entran al cuarto él estaba tirado en el piso; que transcurrió como un minuto entre que la esposa le preguntó qué pasa Humberto hasta cuando escuchó el disparo o menos de un minuto; cuando recibió el disparo uno de los sujetos se metió; cuando le pusieron la pistola en la frente lo empujaron y le dieron un tiro en la pierna, uno de ellos ya estaba en el cuarto y en ese momento escucha el disparo, el otro sujeto cuando sale del cuarto pasa hacia el otro cuarto; era tres y dos se quedaron con él, que se dirigieron hacia la casa de la suegra después del disparo a la esposa; que escuchó varios disparos, no sabe cuántos; que la persona que estaba con él se mantuvo apuntándolo cuando sonaron los disparos; que cuando los otros dos salieron salió el también; tenía dinero allí, como un millón setecientos mil bolívares, estaba debajo de unas sábanas, todos los días lo contaban; cuando él agarraba plata la llevaba para la casa y la plata del carro era aparte, no la revolvía con la del trabajo, el día anterior había cobrado setecientos mil bolívares, porque había cobrado una letra, la plata estaba detrás del escaparate tapada con la sábana, era fácil de ubicar, está la caja, encima hay libros, la caja estaba entre el escaparate y la pared; cuando salió el sujeto de la habitación de una vez se “entucaron” hacia la casa de la suegra; no les dijo que él tenía plata ahí en ningún momento; lo sabían el suegro, la suegra, la esposa y él; cuando llegó “la petejota” encontraron todo revuelto; encontraron todo revolcado; que revolvieron todo porque cuando llegaron los vecinos y lo ayudaron a levantar él entró al cuarto y vio todo revuelto; por eso lo dice; permaneció herido en el pasillo entrando a la casa, entraron los vecinos; eso fue el 11 de septiembre a las 06:05 de la mañana, ese día iba a trabajar a las 7 de la mañana; eran tres sujetos, no pudo ver la características físicas de estos sujetos porque estaban encapuchados; salió por la puerta principal que es la puerta de atrás; en el momento que esta saliendo es intervenido por esos tres sujetos, dicen a dónde está la plata, él que cuál plata, le dicen lo que cobró ayer, en ese momento había cobrado como 700.000,00 bolívares, tenía como un millón seiscientos; ese dinero estaba dentro de una caja dentro de la caja había unos libros, había una sábana y dentro el dinero, la caja estaba a la vista; estaba sobre una sábana tapado; cada rato se sacaba la caja, del dinero sabían su esposa, suegro y suegra; la negociación había sido producto de una venta de un carro; estaba tapado con las sábanas, el dinero estaba en la caja pero tapado con unas sábanas; estaba expuesto a la vista de todo el mundo allí; cuando estas personas entran al inmueble dos personas se quedaron con él, el otro ingresó al cuarto donde estaba la esposa; lo apuntaron con un arma de fuego, se la colocaron en la cabeza, cuando llegaron le apuntaron en la cabeza, después que le hacen la pregunta le disparan en la pierna; la persona de esas tres la que ingresó a la habitación no dijo nada cuando estaba dentro de ese inmueble; él escuchó cuando su esposa dice qué está pasando Humberto y escuchó varios disparos, salió y se fueron hacia otro cuarto; uno de los que estaba con él se fue hacia otro cuarto, ya estaba herido en el pie; dos de las tres personas entraron al cuarto de la esposa, fueron al cuarto del suegro, hicieron varios disparos, tardaron como 5 o 10 minutos, él estaba encañonado, ya le habían disparado, estaba encañonado hacia la frente; salieron por donde mismo entraron; después que ellos salieron del sitio pidió auxilio a gritos, no se movió del sitio, cuando llegaron los vecinos y lo auxiliaron; vieron que estaba todo revolcado eso estaba todo revolcado, cuando llega con los vecinos, no se preocupó por el dinero sí por la esposa, claro que trató de auxiliarla, ahí fue cuando los vecinos se fueron hacia allá y trataron de auxiliar a la suegra; no tenía ningún problema con la suegra era como toda suegra con yerno, a veces contentos a veces no, la mayor de las partes contentas; con la esposa todo era para ella; sí declaró que él había sido objeto de maltrato por los funcionarios de investigaciones, una sola vez lo declaró; que el día de los hechos fue el sábado, lo llevan al hospital, después del hospital lo llevan a la “petejota”, eso fue como a las 11:00 de la mañana; sí se hizo presente un fiscal del Ministerio Público, la Dra. Mariluz, no vio otro fiscal; sí recuerda lo que declaró en esa oportunidad, lo que sucedió el día de los hechos; lo obligaron a declarar; declaró todo normal, uno de los funcionarios le decía pero usted tiene que saber algo, le dijo que no sabía de nada; que declaró bajo presión; que en el Tribunal también declaró bajo presión; que fue con un abogado, le dijo que asuma hechos que en pocos días lo iba a sacar; asumió hechos confiado en el abogado que le dijo asuma hechos y diga que fue por problemas pasionales; que para la época no conocía a Georgi Félix Pérez Leal; niega que lo señaló, que lo mencionó; que todo fue bajo presión; que Javier Antonio Álvarez Novoa es uno de los vecinos; no es cierto que le haya hecho algún planteamiento orientado a hacerle daño a su mujer y a su suegra, que eso es falso; que a Georgi Félix lo conoció ya estando en la policía; su relación con Maryuli era como la de toda pareja, sí peleaban a veces; que algún vecino pudo saber el monto que percibió por la venta del camión, la esposa sí tenía amigos en el sector, los vecinos, él era un muchacho trabajador, de la casa al trabajo y del trabajo a la casa, ella tenía vecinos amistades y eso; la suegra era muy abierta sí le gustaba tener amistades; el día 11-9-2004 cuando fue al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas fue como víctima no fue asistido por abogado de confianza; que del hospital lo llevaron a “la petejota” y ahí se quedó; que la actitud de los funcionarios, primero actuaron por las buenas, cuando les dio la declaración de lo que había pasado, empezaron a darle “coñazos”, le decían que él tenía que saber todo lo que sucedió, lo llevaron para el calabozo, para el estacionamiento y ahí le daban contra el carro y le decían que cómo le va a quitar la vida a la esposa y al hijo; el que no y mucho menos al hijo que era lo que él más quería; que no leyó la declaración, le dieron el papel y firmó, lo subieron y le hicieron firmar, no leyó; después que declaró en “la petejota” lo dejaron solo, la doctora Mariluz le dijo que se bañara, lo llevó para la casa de la mamá, allí se bañó y se fue para la funeraria donde estuvo toda la tarde, se quedó hasta las tres de la mañana; el domingo llegaron los petejotas y le dijeron que no le podían dar la libertad, en ese momento estaba solo, no tenía ningún abogado, cuando declaró ante el juez octavo de control que solicitó la captura, el abogado le dice dígame la verdad qué fue lo que pasó, le dice “¿usted no fue?, y él respondió no doctor cómo se le ocurre, cómo voy a asumir yo hechos?, el abogado era de la estura de él, gordito, de ahí no lo volvió a ver más nunca, fue amable; ella fue con un abogado, me dijo que asuma hechos que en pocos días yo lo voy a sacar a usted, admita que yo a usted lo saco en pocos días, creo que se llamaba era Nereida, una cosa así; para la época no conocía a Georgi Félix Pérez Leal; él no lo señaló; si lo mencionó, todo fue hecho bajo presión; lo conoció fue en la policía; lo declarado fue como bajo presión; el abogado le dijo declare pero haga de cuenta que eso fue como un crimen pasional que él mismo lo había hecho; que tenían ocho (8) años conviviendo, la declaración que dio prácticamente fue el abogado el que lo orientó; que por supuesto que conoce a Javier Antonio Álvarez Novoa, lo conoce de ahí, él vivía por la casa, que vivió ahí como dos o tres años; la relación que existe entre Javier Álvarez con su núcleo familiar era de amistad, buena relación con la familia y eso; las personas que supuestamente se introdujeron en la casa para ese 11 de septiembre eran tres (3), las vio fue encapuchadas, todos llevaban capucha; no identifica por algún rasgo a Georgi Félix como una de las personas que estuvieron allá; el abogado que lo asistió en la audiencia de calificación de flagrancia le llegó a la casa de la mamá el sábado en la tarde, él estaba ahí cuando le llegó y entonces le dijo mire yo soy abogado, si quiere yo agarro el caso suyo, no sabe quién lo recomendó, que habla con él el sábado ese y un día antes de traerlo al Tribunal; antes de entrar al despacho le dijo que asumiera hechos y eso; que ahí estaba el suegro, que vio cuando estaba en el Tribunal; en la casa de la mamá estaban los dos, la mamá estaba pero como vive enferma estaba en cama y él; que en la tarde rindió declaración, después que lo llevaron al hospital de ahí lo llevaron a “petejota”, que eso fue como de 10 a 11 de la mañana; no sabe cuánto tiempo declaró ahí; que sí fue golpeado mucho, primero declaró lo que había sucedido, los hechos, la golpiza se la dieron después de la declaración, diciéndole que asumiera hechos, eso fue en una oficina de las de arriba, también en el estacionamiento, después de la declaración, de ahí lo volvieron a bajar hacia el estacionamiento, por donde se entra a la petejota, que uno se va derechito a mano izquierda, está el estacionamiento de los carros de ellos, que lo agarraron lo tiraron contra el piso le pusieron una bolsa, le daban “pata y puño”, después de rendir la declaración; que al entrar a la petejota se va hacia la entrada principal, se entra como yendo para la recepción, sigue derecho por donde hacen la prueba de balística hacia la parte izquierda, había varios funcionarios; hay dos que son comisarios, eran funcionarios sí los ha visto porque a veces van para el Penal; a uno de esos lo ve cada rato en la televisión, se llama Humberto García, estaba cuando lo golpearon, estaba arriba en la oficina; ahí lo empezaron a golpear, el vio que él era uno de los que le daban “coñazos”; la Fiscal Mariluz Ramírez, es prima de la esposa, ella aparece ya tarde después que ya había declarado y ya había pasado un poco los “coñazos” y eso; ese dinero que tenía era producto de la venta de un vehículo, se lo vendió a una empresa Expresos Táchira de puros camiones, que lo pagó el gerente de la empresa de apellido Pabón, que lo acompañó la esposa ese día, lo vendió en nueve millones de bolívares, primero le dieron seis millones y lo otro fue en letras, le faltaban como dos o tres letras para cancelarle; esa plata era el producto de una letra la que había cobrado el día anterior, era un cheque, se lo entregó el mismo comprador del vehículo en la empresa, eso fue el diez, en el Banco Provincial en la 5ta avenida, lo cobró en la mañana que iba a trabajar, cobró como setecientos u ochocientos mil bolos se acuerda, las letras eran cuota fija; era de setecientos mil bolívares en adelante porque eran varias letras, después que cobró el cheque se fue hacia la casa y lo dejó allí; trabajaba en el Cosmos, tenía varios horarios, como estaba nuevo empezando a trabajar, iba temprano a ver si le rendía para quedar fijo; el horario de trabajo en la tarde era de 2 a 8 de la noche y en la mañana de 7 a 1 de la tarde, ese día ese era el horario a las 7 de la mañana tenía que entrar; cuando dejó el dinero estaban la esposa, el suegro y la suegra, la esposa en ese entonces no trabajaba, tenía otra niña de 7 añitos ahorita; como a las 10 o a las 11 fue a la casa; el suegro trabaja en el hospital central, la suegra no trabajaba, estuvo en la casa como de 9 a 10 u 11 de la mañana, de ahí dejó la plata y se fue hacia el trabajo, llegó al trabajo como a las 11:30; ese día salió como a las 8 de la noche del trabajo, se fue directamente hacia la casa, a lo que salió agarró la buseta que siempre agarraba que era la intercomunal y ahí agarraba la Rómulo Gallegos, que estaba la esposa y la suegra más nadie; cuando llega en la mañana después que cobra el cheque le entrega la plata, no estaban los tres porque él a ella la llamaba aparte, le entregó la plata a ella sola, cuando ellos la contaban siempre estaba la suegra ahí, la suegra preguntaba si él había cobrado el cheque; los suegros sí tenían conocimiento de la fecha exacta en que cobraba los giros porque era los 10 de cada mes; contó la plata, la contaba todas las noches y esa noche la contó; no había visto a Georgi Félix, que el nombre de Georgi Félix surgió cuando uno de la petejota decía que estaban buscando un tal Georgi y querían que le echaran la culpa a él; sí lo oyó en la petejota además de la audiencia de calificación de flagrancia; tenía viviendo en La Pedregosa como 2 o 3 años, antes vivieron en el 23 de Enero un año, vivía alquilado; al señor Novoa lo conoce desde que vivió en la casa, Javier Antonio Novoa prácticamente era un desechable en aquel tiempo, que cuando él tenía su carro, lo dejaba en el monte y le pagaba a Javier Antonio Novoa y le daba de comer y le daba ropa y eso de vez en cuando; Novoa sí tenía acceso a la casa, cuando iba a ayudarle al suegro y a él, a ayudarles a limpiar un terreno ahí mismo para construir un rancho que nunca se llegó a construir, él ayudaba a limpiar el terreno, con el carro lo ayudaba a cargar arena y eso; él vive ahí había varias personas tenía un ranchito en todo el día llegaban amigos de él, después quedaba solo; era un desechable en el sentido de como se vestía, a la forma de mirar, no sabe decirle si era consumidor de droga, no hacía daño, se la vivía todo el tiempo sucio más bien él le daba de comer, le daba de vestir y le daba hasta plata, él era el que cuidaba el carro, el camión, lo dejaba donde está el Hotel Valle Hondo hay un garaje donde entra el camión del gas, más arriba hizo una especie de carretera, los primeros días los últimos días se empezaron a perder unas cosas del carro una herramienta, una batería y no lo dejó más; que ese lugar queda un trayecto como de aquí a la puerta de atrás viniendo de allá para acá, se lograba ver desde la casa; sí fue atendido en el hospital central lo llevó una ambulancia, llegaron los de la policía y enseguida llegó la ambulancia, ahí lo llevaron fue solo, nadie fue con él, lo agarraron y lo llevaron al hospital, al ratico llegó petejota ahí mismo, que ese mismo día en la tarde estuvo en casa de la mamá, se presentó con el abogado, que cuando llega al Hospital, la petejota le dice que cómo fueron los hechos, que él le empezó a explicar todo lo que había sucedido; lo atendieron y lo llevaron para la petejota, no se acuerda si fueron ellos mismos, sí lo llevaron a la petejota ellos mismos, ese mismo día al rato, después fue que ocurrió todo eso, ese día no quedó detenido, porque salió como a las 11:00, que la misma Dra. Mariluz lo llevó a la casa de la mamá, se bañó, llegó el abogado, se fue a la funeraria, volvió a la casa, se bañó y se volvió a ir a la funeraria de ahí se fue como a las 2 o 3 de la mañana; nunca tuvo problemas pasionales con la esposa, sino problemas como toda pareja, primero como él ha sido una persona que cuando vivía ella con él era una persona independiente no le gustaban las visitas de nadie, le gustaba vivir tranquilo con ella, a él le molestaba que ella regalaba el mercado le decía “usted pa’ qué se pone a regalarle cosas a los demás”, a veces cuando regañaba a la niña, que porque la niña a veces no comía; infidelidad, infiel es cuando tienen otra persona aparte de uno, no con ella nunca le llegó a ver, la esposa tenía 22 años, con la suegra a veces discutían, no le gustaba que fuera gente a la casa, con los vecinos, hablaban y eso, la suegra no interfería en la relación de pareja, nunca, discutía por el caso de la hija que la regañaba; sostiene que nunca tuvo problemas de infidelidad ni de inmiscuirse la suegra entre él y la esposa; la casa estaba pegada a la de la suegra, las separaba una pared de concreto y una puerta, modelo como las multilock, era segura de hierro, de metal, también es un ranchito la casa de los suegros pero más grande; tenían tiempo viviendo ahí como cinco años, después que él hizo la casa eso fue últimamente, el suegro y la cuñada, vivían con la suegra, el suegro permanecía en la casa, él trabaja en el hospital es enfermero, la cuñada se llama Yuleima, es una niña, tiene como 15 años, no tuvo problemas con el suegro el tiempo que vivió allí, convivían como 8 años; cuando vivió en el 23 de Enero la esposa vivía con él, antes de construir el ranchito vivieron como un año en el 23 de Enero, la relación fue buena sin ningún problema, la dirección de donde vivía antes era Barrio 23 de Enero Pozo Azul Calle 1 casa N° 32, queda dos casas más arriba de un taller de mecánica; la contextura física de los que llegaron uno de los sujetos era alto, delgado, los otros de una medida intermedia como él, ni muy gordos ni muy flacos, los vio con blue jeans y la cara tapada con un pasamontañas negro, entraron por la puerta principal, la que queda detrás de donde dejaba el camión, no derribaron la puerta porque él iba saliendo para el trabajo, uno de ellos le coloca la pistola y le dice que dónde está la plata, él le dice cuál plata y le contesta la que cobró ayer, lo empuja cae al suelo le dieron un tiro, uno de ellos pasó al cuarto cuando oyó a la esposa que dice Humberto qué pasa, escuchó un disparo, pasa al otro cuarto donde estaba la suegra escuchó un disparo y salen por donde mismo entraron, revolcaron la casa, cuando el sujeto entró dice la esposa qué está pasando y es cuando escucha el disparo; en ese momento dice él que revolcaron, se veía revolcado cuando llegó la policía y los vecinos; la caja estaba en uno de los cuartos, el que está al lado de la pared donde estaba el escaparate en el cuarto donde vivían ellos, estaba pegada hacia la pared, que salieron por donde entraron.

El acusado GEORGI FÉLIX PÉREZ LEAL, al declarar expuso: “Yo tenía tiempo esperando declarar aquí, no sé por dónde empezar, tuve que irme a presentar a “la petejota” porque decían que tenía que presentarme porque se me acusaba de la muerte de dos mujeres, es todo”.

Al interrogatorio responde que para el momento que ocurrieron los hechos vivía en su casa en el Barrio Marco Tulio Rangel, Parte Baja, vía La Chucurí, es lejos del Barrio La Chucurí; para el momento en que ocurrieron los hechos no conocía a Humberto Antonio Cáceres, nunca lo había visto; el 10 de septiembre de 2004, el viernes estaba en casa de un familiar, un tío que vive cerca de allí, fue el viernes después que llegó de trabajar porque él lo había invitado, tenía tiempo que no lo veía, llegó como entre seis y siete de la noche, el tío se llama José Gabriel Pérez; él tenía mes y medio de haber salido del Centro Penitenciario de Occidente por el delito de Robo Arrebatón, tenía mes y medio, como cuatro o cinco semanas de haber salido; el tío le dijo que pasara, fue el viernes, estuvo en la casa de él, se quedó ahí toda la noche, que se quedó dormido ebrio en la casa del tío, al otro día se levantaron e hicieron un hervido, llegaron los hermanos de él y le dijeron que no fuera para la casa porque había muchos policías; que el tío llegó y le dijo que se fuera para la casa, antes no había ido; que él de la casa no salió en todo ese mes y medio, duró como mes y medio sin salir de la casa; sus padres a raíz de todos los problemas que ha tenido lo consienten mucho, le dicen que no salga, porque el Barrio se la pasa lleno de policías y él les hace caso, estaba sin trabajo, sin nada, la familia le había dicho que esperara ahí mientras ellos le conseguían algún tipo de trabajo; que la familia le dijo que se quedara tranquilo, que no saliera; que a la fiesta fueron a tomar, a bailar, y estuvieron toda la noche, no sabe de la hora, sabe que pasó toda la noche ahí, se levantó casi a mediodía; que sí optó por quedarse allí, porque era la casa de un familiar; que a él la mamá el día anterior le había dado plata para comprarse unas botas, eran como cien mil bolívares; esa noche compró chiclets, cigarros, al lado hay una bodega; se enteró que ese día en el sector La Chucurí habían matado a una señora y la hija; él no hizo nada, se fue para la casa, comió y se quedó en su casa; no llegó a enterarse que lo estaban vinculando con el homicidio, se dio cuenta cuando llegaron y le dijeron a la familia que iban a buscarlo que dónde estaba él, él no hizo nada, estaba donde el tío; él se fue para la calle y duró como tres días deambulando por las calles, que no sabía qué hacer, fue a su casa, le dijeron váyase que lo van a matar porque lo están buscando por eso, se puso a pensar por qué se tenía que ir si él no tenía nada que ver, va para la casa y estaban la mamá y el papá llorando y él fue y se presentó y fue a la PTJ y se presentó; no se enteró antes que lo estaban vinculando con un homicidio; la primera vez que vio a Humberto fue en el calabozo de la policía, lo metieron en un tigrito y le dijeron que ese era causa de él; él no lo vio bien porque estaba arrodillado llorando; Humberto le dijo que lo disculpara que él no lo conocía, que el policía le dijo “por culpa de él estás tú aquí”; que al otro día fue que habló con él, estaba llorando; lo que le decían los “petejotas” era que él lo había nombrado a él, que eso era problema de ellos, que él en ningún momento tuvo problemas con nadie, no saben de problemas ni de dónde vendrán esos problemas; que ha pasado tres años preso por un delito que no cometió; que él asume sus hechos y eso no lo asume porque él eso no lo cometió; no le reclamó ni le exigió explicación a Humberto; ni siquiera le hablaba ni nada; una vez sí tuvieron un problema; el se presentó porque decían que lo iban a matar y en su casa decidió con su familia que lo mejor era afrontar y solucionar; una vez tuvo unos golpes con él porque le decía que fue él el que lo metió ahí; no sabía quién era ni qué hacía, que él le decía que lo disculpara que eran los petejotas los que le habían dicho el nombre de él para que lo acusara; sí tiene hermanos: Yandi, Harold, Anthony, Yesenia y Yolanda, que Anthony es estudiante no trabaja, Harold actualmente realmente no sabe qué tipos de trabajos hace a veces es promotor, estudia en la Universidad, este año termina la carrera que está haciendo; no sabe si Harold trabajó en el Cosmos, si sabe que hace años empezó trabajando en El Garzón pero no sabe, no ha laborado en el Supermercado Cosmos, que él sepa ni él ni ninguno de sus hermanos ha trabajado en el supermercado que queda en la Avenida 19 de Abril; no ha portado armas de fuego, solo en el cuartel; no ha tenido balas; sí supo que su residencia fue allanada, escuchó que fueron encontradas unas balas, el papá es sargento de tránsito, en las gavetas de él había balas; supo que se localizó un pasamontañas, lo encontraron en el cuarto de uno de los hermanos, la hermana decía que era de un novio que ella tenía que es policía y lo dejó ahí; el hermano del que el habla se llama Eduard Harold Pérez Leal y trabajó en El Garzón, en el primer trabajo duró como 3 o 4 años, era carretillero, no conoció amigos de él, a la casa iban los compañeros; el papá era gestor, sacaba licencias y certificados médicos; no sabe que Edward Harold Pérez llegó a trabajar en El Garzón con Humberto Antonio Cáceres; pasó la noche en casa de un familiar, un tío, que lo invitó a tomarse unas cervezas con ellos, con los hijos de él, que no era muy tarde pero tampoco muy temprano, era de 6 a 8 de la noche, que tomó pura cerveza, desde ahí se quedó hasta el otro día; el tío también ingiere licor, al otro día cuando se levanta ya tenían una comida hecha, él se levantó y se tomó unas cervezas; nunca había visto a Humberto Cáceres, se enteró de los hechos cuando le dijeron que “la petejota” había llegado a la casa de él; no sabe dónde vive Humberto Cáceres, él dice que en La Pedregosa; la Chucurí está en la carretera vía El Llano, asegura que la primera vez que vio a Humberto Antonio Cáceres fue en la Comandancia de Policía, antes nunca lo había visto; no sabe dónde queda el domicilio de Humberto, sabe que es por La Chucurí; le dijeron que se trataba de unas mujeres que mataron por allá por Valle Hondo; cerca de Valle Hondo sí está La Chucurí; el allanamiento en su residencia, no sabe si fue la policía o la petejota quien lo practicó, porque la mamá le decía que fue la petejota; él cuando llamó por teléfono a la casa, le dijeron que no fuera que lo habían ido a buscar, que los petejota dijeron que lo iban a matar, la mamá dijo que iban cada rato para allá; no sabe a qué hora fue el allanamiento; para ese momento estaba en libertad en la calle; tres días después del allanamiento se presenta a la petejota con el abogado José Gerson Leal, lo pasaron a un escritorio y el petejota le dijo “ya te tenemos aquí”, él pensó que como iba con el abogado no le iban a hacer nada, él llegó y no le hicieron nada; cuando llegó a la receptoría con el abogado le dijeron usted qué hace aquí “Georgi”, eso fue en la receptoría, a él le sorprendió que alguien lo conociera así, que lo dejó impactado porque lo nombraron por el nombre; no recuerda haber firmado nada, después lo pasaron a hablar con el señor Fiscal; sí tiene problemas de adicción desde hace como cinco o seis años; tenía viviendo en ese Barrio casi toda la vida, que vive ahí; nunca pasa por Valle Hondo porque en el Barrio donde está la casa de él se entra por el Barrio Marco Tulio, el vive bajando por la escalera; nunca conoció a la esposa y a la suegra de Humberto Cáceres; en el periódico vio lo de las muertes, a la señora y a la suegra; manipuló armas en el cuartel, FAL, eso fue en Maracay en la Fuerza Aérea en el año 96.

CAPÍTULO III
SENTENCIA POR ADMISIÓN DE HECHOS
ACUSADO. GEORGI FÉLIX PÉREZ LEAL
DELITO: ROBO ARREBATÓN

En lo que respecta a la causa seguida al acusado GIORGI FÉLIX PÉREZ LEAL, por el delito de ROBO ARREBATÓN, previsto y sancionado en el artículo 458 del Código Penal, en perjuicio de QUINTERO GLADYS DEL CARMEN, fue sentenciado a cumpir la pena definitiva de UN (1) AÑO DE PRISIÓN más las accesorias previstas en el artíuclo 16 ejusdem, en aplicación del Procedimiento Especial por Admisión de los Hechos, previsto en el artículo 376 del Código Orgánico Procesal Penal, como consta en acta de audiencia de juicio oral y público de fecha 14-1-06, por tratarse de causa seguida por los trámites del Procedimiento Especial Abreviado.


CAPÍTULO IV
DE LAS PRUEBAS PRODUCIDAS EN EL JUICIO ORAL Y PÚBLICO

Abierto el debate a pruebas, se recibieron, de conformidad con lo establecido en el artículo 353 del Código Orgánico Procesal Penal, las siguientes pruebas testimoniales, experticias y pruebas documentales:

1-. El ciudadano SUÁREZ MARTÍNEZ JESÚS ARTURO, dice ser el padre y esposo de las víctimas, ser enfermero, declara que ese día en la noche fue a trabajar dejando a su señora y a su hija en la casa, que él había llevado a la hija con 8 meses de embarazo al médico, le hicieron un eco, la iban a esterilizar, las llevó a la casa y se fue a trabajar al hospital central, que a las 03:00 de la mañana se acostó a descansar, que trabaja en el servicio de cirugía, que a las 06:00 de la mañana lo llamó la enfermera auxiliar lo despertó y le dijo que habían matado a dos señoras por donde él vive, y que lo habían llamado de la casa un señor que decía ser el yerno de él, el señor Humberto llama otra vez y le dice “suegro, “suegro” “mataron a su señora y a Maryuli”, se cayó la llamada, él lo llamó, entonces le dijo que las habían matado y a él le habían metido un tiro, él se fue para la casa y se sorprende cuando ve a su señora acribillada a balazos y a la hija con un tiro en la cabeza, la hija de su yerno estaba ahí, la otra hija del testigo, una niña especial de 18 años le decían que habían matado a la mamá y a Maryuli, él se volvió como loco preguntando qué pasó aquí, qué pasó aquí, llamó a la hermana de la esposa, Cecilia, le decía qué pasó aquí, qué pasó con mi familia, Humberto desde ese día no le ha querido decir, no le ha hablado desde ese día, no le ha dirigido palabra, no sabe por qué pasó eso, era una casa de barro, que él no tenía plata en la casa para decir que había un robo en esa casa, que en la casa había dos puertas, Humberto no tenía llave, por la puerta de atrás salía, para evitar que saliera por la puerta del frente, sólo ellos tenían las llaves, la hija pasaba para allá con la nieta, él le preguntó a los comisarios qué decía el señor y le dijeron que él se contradecía con lo que estaba diciendo, él en su casa no tiene problemas con nadie, la esposa era un ama de casa de 50 años llena de vida, la hija tenía deseos de estudiar, los celos de él la tenían ahí, la celaba con todo el mundo, todo el mundo era mozo de ella, la maltrató desde un comienzo, prácticamente la violó, pero ella insistía en que estaba enamorada, empezó a darle golpes, a la hija la negó, maltratos iban y venían, una vez lo encontró pateándola en el patio y le dijo que no lo quería ver en la casa, pero que la esposa, suegra de Humberto se había encariñado con la niña, ellos se fueron a vivir a la casa de él, las hermanas de él le dieron una paliza a su hija Maryuli, que le sacaron un diente, eso está en petejota pero todo transcurrió así, siempre vivían con ellos, vivieron en Barinas un tiempo, la hija tuvo dos abortos provocados por los golpes que le daba ese muchacho (Humberto Cáceres), volvieron a la casa, su señora siempre tenía encontronazos con Humberto porque ella decía que maltrataba a Maryuly, él miraba con rabia a su señora, a la suegra, no la quería, transcurrió ese tiempo hasta el día que pasó la desgracia, antes de ese hecho aparecieron tres muchachos armados por la Parte de atrás de la casa, él salió inmediatamente y le dijo a Humberto qué pasa aquí, le dijo no tranquilo yo los conozco, aquí no ha pasado nada, su señora los vio, el día del suceso él se estaba ya contrariando en las declaraciones, se puso a buscar entre la ropa y consiguieron dos pasamontañas, un hermano de él –del testigo se puso un pasamontañas y la niña de él y la otra hija gritó ¡Humberto, Humberto!, pero es enferma, en ese momento él le preguntó si ella lo había visto y le dijo que sí, decía ¡Humberto Humberto! Pero es enferma, mataron a la mamá en todo el frente de ella, ella es una niña especial, cuando estuvo en la petejota habló con el Comisario Antonio, la llevó pero no le tomaron declaración; cuando le dijeron que él se estaba contrariando él habló con el Comisario y le dijo que siguieran insistiendo, él no tiene dinero, la plata de Humberto él tuvo que haberla depositado a la hermana porque ese era el compromiso con la hermana que le había prestado la plata, él confesó delante de los que estaban allí que si lo había hecho, que sí que era por maltrato porque lo tenían obstinado, que la hija de él no hacia sino mandarlo a trabajar y eso era verdad porque no le gustaba trabajar, sabe que trabajó en el Cosmos y en el Garzón, una vez se cortó un dedo para que le dieran el reposo, en esos días él buscó la liquidación, manifiesta el declarante que no tenía enemigos, en la casa no tiene a más nadie, no cree que nadie pueda venir a robar en una humilde casa y matar a dos mujeres, a su señora, una señora mayor, que no le cabe en la mente matar a dos mujeres tan indefensas, dormidas, eso era lo que le preguntaba a Humberto y no contestaba nada y hasta ahora no le ha contestado nada, le dijo qué pasó aquí, qué hizo usted, qué hizo con mi familia, él todavía no entiende, que por mucha rabia, mucho odio hacia una persona, no es la manera, él dos veces salió con él y se echaron unas cervezas, él no le decía nada, la última vez que fue para el hospital llegó a decirle que le había metido la cachetada y él había amenazado con un cuchillo a su hija, para él debía tener mucha rabia y odio por dentro para hacer semejante atrocidad, decía que el niño no era su hijo, lo negaba, a la hija la iban a esterilizar, ellos se iban a hacer cargo del niño porque su esposa y él nunca han negado a sus hijos, siempre han estado pendientes de la niña especial que tienen, ella se mueve, habla, camina y hace todo porque la han enseñado, sabe leer y escribir y hacer muchas cosas, quiere justicia, clama justicia ante el Tribunal porque no es posible semejante atrocidad, si utilizó a otra persona, utilizar a otra persona eso se llama cobardía, encontraron un poco de ropa interior de la hija amarrada con un poco de líquidos que no sabe qué significaría eso, no tiene enemigos en ninguna parte para que les hubiesen hecho eso, eran dos mujeres indefensas.

Al interrogatorio responde que es el esposo y padre de las víctimas; el día anterior a los hechos llevó a la hija al médico para verificar que el niño estaba en buenas condiciones, era un varón grande sano, la iban a ligar en el hospital central para que no tuviera más familia; una sola vez que se acuerda en ocho meses fueron los cuatro a la consulta; una sola vez; la preocupación de Humberto no era mucha, negó a su niña al principio, del niño que iba a nacer decía que no era de él, él como padre de Maryuri no quería que tuviera complicaciones y estaba muy pendiente de ella; Humberto no estaba pendiente, no sabía ni siquiera que iba a mandarla a ligar; en la casa vivían su señora, Maryuli, Humberto, su persona, la hija de Humberto y la hija de él que es especial; la casa es de bahareque; en la parte de adentro donde dormían está encerrada en dos puertas, con cortinas, él vivía con la esposa y la niña especial y ellos en la parte de atrás, Maryuli, él y la niña; ellos no podían pasar, solo en el día; esas puertas que separaban las partes donde dormían fueron construidas desde el mismo momento en que se hizo eso; tiene cuatro puertas, tenía que abrir la puerta para llegar al patio; debido a sus labores como enfermero él llegaba en la mañana y llegaba a dormir temprano, en la noche se acostaban más o menos como a las 09:00 de la noche; de los 7 días de la semana y de los 30 días del mes, él trabajaba 12 x 36, 3 guardias semanales, de las 7 noches, aproximadamente 3 o 4 dormía en la casa, en la noche cerraban las puertas normal, no dormía con la puerta abierta, una se trancaba por dentro, cuando dormía con la esposa, esa puerta que separaba la casa de Maryuli las puertas quedaban cerradas; la esposa las dejaba cerradas, en el momento que estaban durmiendo las puertas estaban cerradas, no era posible que entraran porque las tenían con candado; ellos tuvieron llave en un comienzo, cuando paraba el camión por la parte de enfrente pero que por las discusiones de ellos les quitaron las llaves para que no entraran; que los que entraron tenían que haber tenido las dos llaves, la de la puerta de atrás del patio y las de las dos puertas del frente, tenía que haber forzamiento para haber ingresado a la casita de bahareque que es donde ellos vivían, las puertas no estaban violentadas, no hubo violación de las puertas, tuvieron que abrirlas anteriormente; piensa que si ellos tuvieron llaves para poder entrar antes, no sabe si les sacaron copias, que tuvieron que haberlo hecho para abrir; desde el nacimiento de la niña Humberto demostraba la rabia hacia su señora, le torcía la cara, Maryuli le decía que Humberto le dijo que esa niña no era hija de él, desde antes del nacimiento igual como iba ahorita con el niño que iba a tener; ella no podía salir para ninguna parte porque decía que los que la miraban eran mozos de ella; siempre han vivido con ellos, cree que tenían aproximadamente como dos años corridos viviendo con ellos; que estuvieron en el Conscripto hablando con él de lo que había hecho con Maryuli, que tenía 15 años, fueron a ver por qué la violó, fueron y hablaron con él y les dijo que sí le había hecho la cuestión pero que él se hacía responsable, que la muchacha estaba enamorada, ella le dijo que esperaran que saliera del cuartel, él le dijo a su esposa usted verá uno no sabe a quién va a meter en su casa, en esa época vivían por telares, cuando salía él empezó a ir a la casa, después de ahí se fueron a vivir a la casa de la familia de él; fueron a discutir allá porque ella les decía que era el servicio de ellos; vivieron juntos como siete años antes de que ocurriera el hecho, de esos siete años vivieron con ellos como dos años y por temporadas; en el Barrio Rómulo Gallegos también vivieron con ellos un tiempo, hasta el día que lo encontró pateándola en el patio; la relación entre Humberto y la esposa de él no era muy buena, él le hablaba a ella cuando había interés porque su señora siempre estaba pendiente, les guardaba comida; cuando Humberto y Maryuli estaban discutiendo él le decía a su señora que no se metiera en los problemas de ellos; Humberto amenazó a su esposa el día que la amenazó con el cuchillo; el día de la madre en La Ortiza él le metió licor a la hija y estuvieron tomando, ese día se habían perdido unas prendas en la casa y Maryuli le decía qué tal si mi papá se entera que usted fue el que se robó las prendas y él le dijo que tal si yo la mato a usted y a su mamá, esto se lo contó una sobrina y el esposo que es zapatero, con esas prendas fue que compró el DVD y el CD; nunca se les había perdido nada, tenían más de dos millones de bolívares en prendas que él le había comprado a su señora; Humberto había trabajado antes en el Cosmos y en el Garzón; hubo un muchacho que le dijo que Humberto estaba comprando armas para matar a su suegra y a su mujer, ese muchacho andaba todo asustado, que lo andaban persiguiendo, y según trabajó con él en el Cosmos, le manifestó que Humberto estaba buscando armas para matar a su mujer y a la suegra; él no llegó a conocer a los compañeros de trabajo; a Georgi Félix Pérez Leal no lo conoce, no lo había visto; que ese día por la Parte de atrás de la casa andaban los muchachos rondando, que no logró verlos, andaban con gorra blanca; que el que distinguió al señor Georgi y lo mostró fue el señor Liborio, que sí lo vio por la parte de atrás, vio que Humberto le decía por la parte de atrás; que según comentarios un tal Harold a quien no conoce había trabajado con Humberto y que era hermano de Georgi; Javier Antonio Álvarez Novoa es del barrio, sí lo conoce, se conocieron a raíz de la manguera del agua, es un señor que vive atrás de la casa, trabaja en el Terminal, la comunidad le dio el agua, que no le ha visto nada anormal, fue uno de los cuales al segundo día del crimen se lo encontró en la petejota, cuando iba saliendo él iba entrando, le dice señor ARTURO tengo que hablar con usted pero que Humberto no me vea, le dijo que no le había dicho nada ese día porque no creía que iba a hacer esto, y le dijo que Humberto le había ofrecido trescientos mil bolívares para arreglar el ranchito a cambio de que matara a la esposa y a la suegra, él le dijo que si estaba enmarihuanado, entonces Humberto comenzó a ofrecerle trescientos mil bolívares para que matara a Marina y a Maryoli y cada vez que pasaba le decía qué pasó, él no creyó que era verdad, no pensó que fuera a hacer eso, lo único que le decía él a Humberto era es que está enmarihuanado o que?; él creyó que eran mentiras no creyó que iba a llegar a tanto; el que menos sabía era él de lo que estaba pasando, el encuentro fue por casualidad, ni siquiera se imaginaba verlo ahí, él llegó espontáneo, se lo encontró de pronto; nunca ha tenido problemas con Humberto, nunca ha sido enemigo de Humberto; la comunidad le dio el agua porque él pagó el derecho del agua, se le puso la luz, andaba bien vestido, estaba trabajando en el Terminal, el cuento es que fuma droga, él ni ellos lo habían visto harapiento, tiene señora y dos hijos, lo conoce a Javier desde que se mudaron y comenzaron a trabajar ahí, abrieron el camino por la Parte de atrás de la casa; lo conoce desde hace seis años más o menos, al año lo conocieron; en base a ese tiempo para él si le da credibilidad lo que dijo, él dice lo que Humberto le dijo, no le ha solicitado dádiva, ni interés ni dinero, ni ningún favor, nunca le ha comentado nada de plata, dice lo que Humberto le dijo; él trabaja tiene su sustento no tiene malas mañas; tenía que sospechar; el se pregunta por qué pasó eso si el ni su señora tenían enemigos para que las acribillaran así, y quién más, el principal sospechoso era el que tenía adentro de la casa, el criminal lo tenía en la casa; hasta donde sabe él no tiene enemigos, no había sido amenazado de muerte ni él ni la familia, tenía plata en un bolsillo y en un neceser y la encontró, no se perdió nada ni los dos teléfonos, él dice que se perdió una plata, allí no hubo atraco ni robo; lo de él que haya revu