JUZGADO TERCERO SUPERIOR DEL TRABAJO
DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO CARABOBO

RECURSO: GP02-R-2010-000106
DEMANDANTES: CARMEN ALICIA FLORES ROBERTY Y OTROS
DEMANDADAS: CREACIONES VIÑAS 337, C.A.,
CREACIONES 78770, C.A.,
ANRUSS MILENIUN, C.A.,
KENZIA, C.A. e
INVERSIONES 240870, C.A.
MOTIVO: PRESTACIONES SOCIALES Y OTROS CONCEPTOS LABORALES
SENTENCIA N°: PJ0142010000122

En fecha 13 de abril de 2010 se dio entrada a este Tribunal al expediente signado bajo el Nº GP02-R-2010-000106, con motivo del Recurso de Apelación interpuesto por ambas partes, contra la sentencia dictada en fecha 17 de marzo de 2010 por el Juzgado Tercero de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la circunscripción judicial del estado Carabobo, en el procedimiento signado con el Nro. GP02-L-2007-000941, por cobro de prestaciones sociales y otros conceptos laborales incoado por los ciudadanos CARMEN ALICIA FLORES ROBERTY, FRANCISCO ANTONIO SARMIENTO SEQUERA, MORELYS COROMOTO NAVARRO SILVA, JUAN CARLOS ARGUELLES, MARITZA G. FAJARDO DELGADO, EYILDA BETILDE CANCINE DAZA, YRMA MIRELLA CANCINE DAZA, YURIZAY ROMERO SILVA, MARIELYS DESIREE PERAZA ARIAS, ROSALIA FIGUEROA, YASARIS E. GUEVARA PACHECO, JAIRO GÓMEZ DIAZ Y ZENAIDA JOSEFINA RAMIREZ OSORIO, titulares de la cédulas de identidad N° 10.703.883, 7.092.634, 10.225.608, 15.341.104, 11.748.612, 12.772.613, 12.431.913, 9.825.793, 16.241.851, 12.597.430, 13.635.459, E-81.920.150 y 10.825,786, respectivamente, representados judicialmente por la abogada GLENDA GUEVARA, inscrita en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el número 79.318, contra las sociedades de comercio:
1) CREACIONES VIÑAS 337, C.A. inscrita ante el Registro Mercantil Segundo de la circunscripción judicial del estado Carabobo, en fecha dieciocho (18) de septiembre de 2003, documento Nº 24, Tomo 41-A; representada por los ciudadanos Arnoldo José Benítez Briceño y Edwards Viñas Perozo.
2) CREACIONES 78770, C.A., inscrita ante el Registro Mercantil Segundo de la circunscripción judicial del estado Carabobo, en fecha dieciocho (18) de septiembre de 2003, documento Nº 25, Tomo 41-A; representada por los ciudadanos Omar Riaño Ruiz y Stih Riaño Rivera.
3) ANRUSS MILENIUN, C.A., inscrita ante el Registro Mercantil Segundo de la circunscripción judicial del estado Carabobo, en fecha veintitrés (23) de marzo de 2004, documento Nº 08, Tomo 15-A; representada por los ciudadanos Miguel Antonio Russo Tempone, Gianni Russo Tempone y Nicolino Russo Tempone.
4) KENZIA, C.A., inscrita ante el Registro Mercantil Primero de la circunscripción judicial del estado Carabobo, en fecha seis (06) de marzo de 1992, documento Nº 22, Tomo 15-A; representada por los ciudadanos Nicolino Russo Tempone e Ilomena Falco de Lauro.
5) INVERSIONES 240870, C.A., inscrita ante el Registro Mercantil Primero de la circunscripción judicial del estado Carabobo, en fecha nueve (09) de octubre de 2002, documento Nº 67, Tomo 63-A; representada por los ciudadanos Gianni Russo Tempone y Nicolino Russo Tempone.

En fecha 09 de julio de 2010 se celebró la audiencia oral y publica de apelación, a las 09:00 a.m., prolongada en fecha 15 de julio de 2010, a las 09:00 a.m., siendo proferido el dispositivo oral del fallo en fecha 22 de julio de 2010, a las 11:00 a.m. con la comparecencia de la representación judicial de las partes en cada una de ellas, siendo declarada sin lugar la apelación ejercida por la parte actora y con lugar la apelación de la parte demandada.

De conformidad con lo establecido en el artículo 165 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, este Juzgado pasa a reproducir el fallo in extenso en los siguientes términos:

I
Alegatos en audiencia

Parte demandante recurrente:
1. Señala que al folio 6 de la recurrida, existen errores materiales los cuales son:
a) Al indicar los datos regístrales de la codemandada Kenzia, C.A., siendo lo correcto: “Inscrita por ante el Registro Mercantil Primero de la circunscripción judicial del estado Carabobo, en fecha 6 de marzo de 1992, bajo el N° 22, tomo 15-A, de los libros de autenticaciones llevados por esa Notaria”.
b) En varias partes de la sentencia se identifica VIÑA 337, C.A. y VIÑA 3337, C.A. siendo lo correcto VIÑAS 337, C.A.
c) La ciudadana Rosalía Figueroa es identificada como Rosario Figueroa.
2. De conformidad con el artículo 168 numeral 3 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, denuncia que la recurrida adolece del vicio de error de actividad, por cuanto, en el titulo denominado “alegatos de la parte actora”, se indica que las accionantes prestaron servicios para el grupo de empresas Creaciones Viñas 337, C.A., Creaciones 78770, C.A., Anruss Mileniun, C.A., todos los diciembre, Kenzia, C.A e Inversiones 240870, C.A., denominando comercialmente el grupo de empresas como Calzados Russo, que opera en dos galpones diferentes y cuya razón social es Inversiones 240870; siendo que en el libelo de la demanda se alegó que las accionantes comenzaron a prestar servicios para el grupo de empresas Creaciones Viñas 337, C.A., Creaciones 78770, C.A. Anruss Mileniun, C.A. y Kenzia, C.A., en diferentes fechas cada una, detalladas específicamente, hasta el día 04 de diciembre de 2006; no así para Inversiones 240870, C.A., la cual si bien forma parte del grupo de empresas, estaba encargada de la comercialización.
3. Que si bien las empresas Creaciones Viñas 337, C.A. y Creaciones 78770, C.A. operan en la misma dirección, tanto en sus fondos de comercio como en sus respectivas actas constitutivas, indican como dirección exclusiva la misma dirección en la cual se encuentra ubicada la zapatería Calzados Russo, cuya razón social es Inversiones 240870, C.A.
4. Que la recurrida señala que el grupo de empresas opera en el mismo establecimiento o local comercial, siendo que en el libelo de la demanda se señaló que el grupo de empresas tiene como denominación comercial Calzados Russo y que operan en dos galpones, con direcciones diferentes, pero en la misma zona de la Urb. La Quizanda: el primero ubicado en la zona Industrial Norte Funval, avenida 77 c/c Av. Este-oeste II, galpones 3 y 4, Valencia, estado Carabobo, donde operan Creaciones Viñas 337, C.A., Creaciones 78770, C.A. y Anruss Mileniun, C.A; y el segundo ubicado en la zona Industrial Municipal Norte, calle este-oeste, parcela N° 20, Valencia, estado Carabobo, donde opera la empresa Kenzia, C.A, haciendo la salvedad que en el libelo aparece por error parcela N° 16, siendo lo correcto parcela N° 20, dirección en la cual fueron notificadas dichas empresas.
5. De conformidad con el artículo 168 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, denuncia que la recurrida adolece del vicio de error de actividad, por cuanto en el titulo denominado “alegatos de la co-demandada Creaciones 78770, C.A.” señala que la ciudadana Zenaida Osorio nunca trabajó para estas empresas (folio 86); sin embargo, a los folios 97 y 98 señala que esta empresa reconoció la relación de trabajo con respecto a la mencionada ciudadana; que así expresamente lo admite dicha empresa en la contestación de la demanda cursante al folio 84, pieza N° 1.
6. De conformidad con el artículo 168 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, denuncia que la recurrida adolece del vicio de error de actividad, por cuanto en el titulo denominado “alegatos de la co-demandada Kenzia, C.A.” señala que la ciudadana Zenaida Osorio nunca fue su trabajadora por lo que no hay cualidad; siendo que a los folios 119 y 120 de la pieza N° 1, de la contestación de la demanda de dicha empresa, alega la prescripción de la acción para los accionantes, entre los cuales se encuentra la mencionada ciudadana, por lo que hay un reconocimiento de la relación de trabajo.
7. De conformidad con el artículo 168 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, denuncia que la recurrida adolece del vicio de error de actividad, cuando en el titulo denominado “alegatos de la co-demandada Creaciones Viñas 337, C.A.” señala que en cuanto a los ciudadanos Guevara Pacheco Yasaris, Sarmiento Francisco, Gómez Díaz Jairo, Marielys Desireé Peraza A, Yrma Cancine Daza, Carmen A. Flores, Maritza Fajardo Delgado, Eyilda Cancine Daza, Juan Carlos Argüelles Navarro, Silva Morelys, Yurizay Romero Silva y Rosalía Figueroa, la empresa negó y contradijo las afirmaciones expuestas en el libelo, siendo que a los folios 157 al 159, de la pieza 1, de la contestación de la demanda, ésta reconoce la relación laboral respecto de estos trabajadores.
8. De conformidad con el artículo 168 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, denuncia que la recurrida adolece del vicio de error de actividad, por cuanto en el folio 16, numeral 21, de la pieza 3, estableció “Demandan solidariamente a las empresas: CREACIONES VIÑAS 337, C.A., CREACIONES 78770, C.A. ANDRUSS MILENIUN, C.A. y KENZIA C.A. para que paguen o en su defecto sean condenados solidariamente a ello por el Tribunal”, omitiendo la recurrida a la empresa INVERSIONES 240870, C.A. que también es co-demandada.
9. Aduce que la recurrida no se pronunció por la observación efectuada en juicio acerca de la confesión ficta en la que incurrieron las empresas “Andruss Mileniun, C.A.” e “Inversiones 240870, C.A.”, ya que en el principio del escrito de contestación a la demanda, folio 42, de la pieza 1, niegan de forma absoluta la relación de trabajo; mientras que en el folio 43, de la pieza 1, oponen la prescripción.
10. Arguye que el a quo señaló que las empresas “Anrrus Mileniun, C.A.”, “Inversiones 240870, C.A.” y “Kenzia, C.A.” alegan la falta de cualidad de los actores para sostener la demanda; sin embargo, declara tal alegato sin lugar en el folio 219 al 220, de la pieza 3, y así mismo declara la existencia de un grupo de empresas con respecto a las sociedades de comercio “Creaciones Viñas 337, C.A.”, “Creaciones 78770, C.A.”, “Anruss Mileniun, C.A.” y “Kenzia C.A.”, omitiendo de tal forma a la empresa Inversiones 240870, C.A., respecto a la cual se declaró igualmente sin lugar la falta de cualidad e interés alegada por las accionadas, siendo que, según lo expone la recurrente, estas empresas quedaron confesas por la forma en la que dieron contestación a la demanda.
11. Señaló que, si bien la empresa “Inversiones 240870, C.A.”, alegó que no contrató directamente con alguno de los actores, solicita se aplique el principio de que en las relaciones laborales prevalece la realidad sobre las formas o apariencias, desarrollado por vía jurisprudencial, la cual ha sostenido que la responsabilidad solidaria de todos los miembros de un grupo de empresas para responder a los trabajadores, obliga a cualquiera de los componentes del conjunto que sea demandado al pago de las prestaciones del reclamante, así no sea el demandado el que realizó el contrato laboral con el reclamante.
12. En cuanto al concepto de cesta ticket, la recurrente señala que la recurrida estableció del folio 226 al 228, de la pieza 3 que, “por cuanto existen suficientes elementos en autos que evidencian que la parte demandada otorgaba tal beneficio a los trabajadores y ASI SE DECLARA” sin efectuar un análisis en relación a cuáles son esos elementos. Reitera la recurrente, que en la audiencia de juicio reconoció que la accionada “Creaciones Viñas 337, C.A.”, cumple con el beneficio de alimentación desde el mes de septiembre de 2006, pero que sin embargo, se le debe a sus representados el referido beneficio desde las fechas de ingreso de cada uno de éstos hasta el 31 de agosto de 2006, de acuerdo a la legislación vigente en cada momento –vale decir, Ley de Alimentación-
13. Aduce que la empresa “Creaciones 78770, C.A.”, alegó que cumplió con el beneficio de la Ley de Alimentación a través de la entrega de bolsas de comida, en especifico que se las entregó a la ciudadana Zenaida Ramírez, siendo que éstas deben ser consideradas como un bono, ya que no se encontraban autorizadas por la autoridad competente, es decir, no se estaba cumpliendo con las previsiones de la Ley de Alimentación y la Convención Colectiva de Trabajo (previsto en la cláusula 23 B, cuyo contenido fuere reconocido por la accionada en la audiencia de juicio), de acuerdo a la vigencia de cada una de éstas.
14. Invoca a favor de sus representados la aplicación del criterio emanado de la Sala de Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia, en fecha 14 de noviembre de 2003, con ponencia del Magistrado Omar Mora Díaz, criterio éste que fuere reiterado en decisiones Nros. 1.303 y 0888, de fechas 25 de octubre de 2004 y 01 de junio de 2006, en su orden.
15. Respecto al concepto de salarios caídos, de conformidad con el artículo 168 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, denuncia que la recurrida adolece del vicio de error de actividad, por cuanto no se pronunció de los salarios caídos generados desde la fecha del despido de sus representados hasta la fecha de introducción de la demanda, y de los salarios caídos que se sigan generando hasta la fecha del pago efectivo del concepto reclamado, tal como se expuso en el libelo de la demanda. Por otro lado, arguye que la recurrida declara procedente este concepto, pero que sin embargo, al condenar a la demandada a pagar la cantidad de Bs. 1.257.525,00 a razón del salario mínimo diario, no hace referencia al momento en el que se generaron tales salarios. Agrega que en la audiencia de juicio por error en la demanda se solicitó el calculo de los mismos tomando como referencia el salario mínimo mensual obligatorio según decreto emanado del Ejecutivo Nacional para esa época; debiendo hacerse dicho cálculo con el ultimo salario devengado por cada uno de los demandantes, en virtud de que es un punto de derecho, conforme a la cláusula 10 de la Convención Colectiva.
16. Arguye que la recurrida viola el principio de inversión de la carga de la prueba, ya que no acordó el concepto del 30% que les descontaban a los actores semanalmente de su salario a partir del mes de julio de 2006, ya que las demandadas negaron de manera pura y simple sin haber realizado determinación alguna, motivo por el cual debe darse esto por cierto de conformidad con lo establecido en el artículo 135 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.
17. Con respecto al trabajador Jairo Gómez señala que la recurrida omite el concepto reclamado del Beneficio de Alimentación, Salarios Caídos, el 30% de lo retenido semanalmente del salario del trabajador, así como el total reclamado. Por otra parte, expone que igualmente omite pronunciamiento de conceptos demandados por la trabajadora ZENAIDA JOSEFINA RAMIREZ OSORIO, los cuales son: antigüedad sencilla acumulada, y lo relativo al Salario Integral Diario, desde enero de 1999 hasta diciembre de 2006.
18. Refiere que en la apreciación de los contratos a tiempo determinado se contradice el a quo, ya que en los folios 339 y 340 valora los contratos a tiempo determinado, de conformidad con el dictamen documentologico (practicado por expertos del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalisticas) sobre las documentales identificadas “A”, “B”, “C”, “D”, “E”, “F”, “G”, “H”, “I” , “J”, “K”, “L”, “M”, “N” y “Ñ”; y, de manera contradictoria, la recurrida establece al folio 221 que la industria del calzado es continua y permanente, la cual presenta ciertas particularidades; sin embargo, según la recurrida, ello no es suficiente para catalogar la prestación de servicios de los actores como un servicio de carácter temporal a desarrollarse en ciertas épocas del año, por lo que, de acuerdo al tiempo de duración de los contratos y la forma reiterativa en que se celebran, la voluntad de las partes no la constituye una vinculación laboral a tiempo determinado. Y, finalmente, expone que el a quo al folio 222 establece que los actores prestaron sus servicios de manera continua desde las fechas de ingreso alegadas por cada uno de ellos, culminando en las fechas de expiración de los contratos a tiempo determinado; destaca la recurrente que a los ciudadanos Marielys Desiree Peraza Arias, Rosalía Figueroa, Jairo Gómez Díaz y Zenaida Josefina Ramírez Osorio, no se les hizo firmar contrato alguno.
19. Arguye que en las libretas de ahorro de los actores, emitidas por el Banco Exterior (folios 150 al 244 pieza separada de la parte actora) reconocidas por las accionadas, posterior a la fecha de culminación de los presuntos contratos, existen dos depósitos siguientes a esta fecha, lo cual desvirtúa la vigencia de los contratos a tiempo determinado consignados por las demandadas.
20. Expone que en el caso de la ciudadana: Eyilda Cancine, la recurrida por una parte valora una presunta carta de renuncia de fecha 30 de noviembre de 2006, promovida por la empresa Creaciones Viñas 337, C.A., y contradictoriamente también valora un contrato a tiempo determinado de fecha 30 de noviembre de 2006, máxime cuando en las libretas de ahorro antes referidas existen dos depósitos posteriores a la fecha de vencimiento del contrato; en el caso de la ciudadana Morelys Navarro, señala la recurrente que sucede prácticamente lo mismo, el a quo valora una renuncia de fecha 30 de noviembre de 2006 y el contrato a tiempo determinado de fecha 30 de noviembre de 2006.
21. Señala que los contratos a tiempo determinado no cumplen con los extremos legales (articulo 77 de la Ley Orgánica del Trabajo y la participación a la Inspectoria del Trabajo), razón por la cual son nulos; en consecuencia se debe indemnizar a los actores de conformidad con lo previsto en la Convención Colectiva para la Rama Industrial del Calzado a Nivel Nacional.
22. Aduce que el a quo no se pronuncio respecto a la impugnación de la prueba de informes, efectuada en la audiencia de juicio de fecha 26 de enero de 2009, de manera que, valora falsamente las pruebas de informes emanadas de la empresa Serviempakin, C.A., señalando el a quo que no fueron atacadas en juicio.
23. Expone que en la sentencia (Folio 187, pieza 3) el a quo establece que se desprende del dictamen pericial practicado por expertos del C.I.C.P.C., el cual riela al folio 872, actual 247, de la pieza 2, que las documentales que fueron suscritas por la ciudadana Zenaida Ramírez, las planillas de cumplimiento de la Ley de Alimentación que rielan a los folios 52 al 58, cuando lo que se desprende de dicho dictamen es que firmó únicamente las que rielan a los folios 52 y 53.
24. Arguye que el Juzgado a quo establece que la documental que riela al folio 59 de la pieza 2, fue objeto de cotejo, cuando ni siquiera figura el nombre de la ciudadana Zenaida Ramírez.
25. Aduce que la recurrida viola normas expresas que regulan lo inherente al establecimiento y valoración de las pruebas, establecida en el articulo 320 del Código de Procedimiento Civil, tomando en consideración que la recurrida a los folios 212 y 213 de la pieza 3, valora los documentos enumerados “74.1 al 74.52; 75.1 al 75.7; 76.1 al 76.36” insertas a los folios 259 al 353 de la pieza separada de las pruebas de las demandadas, promovidas por la empresa “Creaciones Viñas 337, C.A.” en copias simples, sin considerar que fueron debidamente impugnados en la audiencia de juicio.
26. Arguye que la recurrida valora los documentos enumerados 9.1 y 9.2 que rielan a los folios 96 y 97, los cuales también fueron impugnados, en virtud de haber sido promovidas en copias simples; sin embargo, en la sentencia recurrida la Juez establece que a pesar de haber sido impugnadas les otorga valor probatorio, por cuanto se desprende del dictamen pericial, suscrito por las expertas del C.I.C.P.C., Jessica Pagel y Neidi Quevedo, que la misma fue suscrita por la ciudadana Zenaida Ramírez, cuando tales documentales no fueron objeto de cotejo.
27. Señala que, a los folios 188 y 189 de la pieza 3, la Juez a quo valora facturas emanadas de la empresa SERVIEMPAKIN, que rielan a los folios: 71, 72 y 77 de las Pruebas de las demandadas de autos que fueron impugnadas en la audiencia de juicio, sin pronunciarse de tal manera sobre la impugnación que fuere efectuada.
28. Aduce que a los folios 188 y 189, de la pieza 3, al igual que los listados en blanco que rielan a los folios 73 al 84, de las pruebas de las demandadas de autos, no fueron firmados por los actores, siendo que en violación al principio de alteridad de la prueba, la recurrida le da valor probatorio a éstos, y señala que los mismos se encuentran debidamente suscritos, cuando ello no es así.
29. Expone que las documentales que cursan a los folios 85 y 86 no fueron objeto de cotejo, y no como lo estableció la recurrida al folio 189 de la pieza 3, la cual señalo que la misma fue suscrita por la ciudadana Zenaida Ramírez, según el dictamen pericial de las expertas ciudadanas Jessica Pagel y Neidi Quevedo.
30. Señala que la recurrida viola el principio de alteridad de la prueba, por cuanto al folio 189 de la pieza 3, la Juez a quo valora unas listas en blanco, emanadas de la empresa Creaciones Viñas, 337 C.A. insertas a los folios 87 al 90, siendo que además estableció que las mismas se encuentran suscritas por los actores.
31. Arguye que la Juez a quo al folio 189 de la pieza 3, valora unas facturas de la empresa Sodexho PASS VENEZUELA C.A., las cuales rielan a los folios 91, 93 y 95, que no se encuentran selladas o firmadas por esta empresa.
32. Expone que la sentencia infringe lo establecido en el articulo 61 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, al no pronunciarse el a quo por el pago de las costas procesales en la incidencia de cotejo que resultaron con lugar a favor de los actores, que rielan a los folios 129 al 140 de la pieza 3, de la sentencia recurrida.
33. Arguye que fue escasa la motivación de la sentencia, en cuanto al alegato del grupo económico, fundamentado por esa representación judicial, ya que oportunamente señaló la existencia de éste, en virtud de:
a. La identidad de la persona del accionista mayoritario: Nicolino Russo Tempone, con poder decisorio, común a las empresas KENZIA, C.A. e INVERSIONES 240870, C.A., en las cuales ostenta el carácter de Director Gerente, teniendo a su cargo el poder de administración y de disposición de estas empresas; que ello sucede igualmente con la empresa ANRUSS MILENIIN, C.A., donde pasa a ser el accionista mayoritario, cuando mediante acta de asamblea de fecha 25 de enero de 2006 (según las resultas de la prueba de informe requerida al Registro Mercantil Segundo de esta circunscripción judicial) según el folio 561 al 586 de la pieza 2, los ciudadanos Miguel Russo Tempote y Giagni Russo Tempone le venden acciones. Invoca en este punto la aplicación de la sentencia Nro. 903, de fecha 14 de mayo de 2004, de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia.
b. Por el carácter familiar en la composición de la sociedad, ya que la mayoría de las acciones están en manos de los socios Miguel Antonio Russo Tempone, Gianni Russo Tempone y Nicolino Russo Tempone, quienes son hermanos y figuran como accionistas en las empresas “Anrrus Mileniun, C.A.” y en la empresa “Inversiones 240870, C.A.”, figuran también los hermanos Gianni Russo Tempone y Nicolino Russo Tempone.
c. Por la existencia del dominio accionario, de las sociedades mercantiles: Anrrus Mileniun, C.A., y Kenzia C.A., sobre las sociedades mercantiles: Creaciones Viñas 337, C.A., Creaciones 78770, C.A. e Inversiones 240870, C.A.
d. Utilizan la misma denominación comercial “Calzados Russo”.
e. Sus objetos comerciales tienen que ver con la misma industria del calzado según el contenido de las actas constitutivas.
f. Por cuanto existe prestación del servicio de manera simultanea, indiferenciada y sucesiva a favor de las empresas Creaciones Viñas, 337 C.A., Creaciones 78770, C.A., ANRUSS MILENIUN, C.A. y KENZIA, C.A., tal como se indicó en el libelo de la demanda, lo que se conoce en doctrina como planilla única, y la abusiva utilización de la personalidad jurídica independiente de cada una de las empresas, en perjuicio de los trabajadores.
g. La inherencia de una de las empresas en asuntos de las otras demandadas solidarias: por ejemplo, en el caso de la contestación a la demanda de la empresa “Creaciones 78770, C.A.” al folio 88 de la pieza 1, señalan de manera expresa que: “No es cierto que mi representada se encuentre imbuida como deudora de pasivos laborales… (omisis)… pues nada adeuda a los accionantes por haber cumplido con el pago de prestaciones sociales de cada uno de los reclamantes durante el tiempo que laboraron con mi representada CREACIONES VIÑAS 337 C.A.”; lo que demuestra que existen rasgos de administración común.
h. El hecho de que el ciudadano Omar Riaño, titular de la cédula de identidad Nº 14.752.129 (Socio), quien constituyó las empresas Creaciones Viñas 337, C.A. y Creaciones 78770, C.A., tal como costa en sus respectivas actas constitutivas, las cuales cursan a los autos marcadas “C” y “D” (pieza separada de las pruebas de la parte demandante) que presuntamente son independientes es quien, actuando por cuenta de la empresa KENZIA C.A. (Folio 221 de la pieza principal) se da por notificado, tal como consta en declaración del Alguacil Pablo Bastidas, la cual fue certificada por la Secretaría del Tribunal Décimo de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, todo lo cual indica también la conexión existente entre estas empresas.
i. Aduce que existe el factor comportamiento procesal de las empresas demandadas de autos: Anruss Mileniun, C.A., Creaciones Viñas 337, C.A. y Creaciones 78770, C.A., como la aceptación de la notificación de las mismas, en las direcciones señaladas en la demanda, tal como consta en las declaraciones del Alguacil Pablo Bastidas (folios 219, 259 y 261 de la pieza principal) las cuales fueron certificadas por la Secretaria del Tribunal Abg. Antonieta Ramos.
j. Por ultimo, alega el hecho admitido por las demandadas de autos, que no negaron en sus respectivos escritos de contestación a la demanda, que, a pesar de funcionar de hecho en la dirección mencionada, en los fondos de comercio que reposan en el Registro Mercantil Segundo de la Jurisdicción, correspondientes a las empresas Creaciones Viñas 337, C.A. y Creaciones 78770, C.A. (las cuales coincidencialmente, fueron constituidas en la misma fecha), indican como dirección exclusiva la siguiente: Centro Comercial Dounet, calle Urdaneta, cruce con calle Páez, local 98-90, Valencia, Estado Carabobo; dirección en la que se encuentra ubicada la zapatería CALZADOS RUSSO, cuya razón social es INVERSIONES 240870, C.A.

Parte co-demandada recurrente:
1. Denuncia que existe manifiesta ilogicidad de la motivación, por cuanto los motivos son tan vagos, generales, inocuos o absurdos que se desconoce el criterio jurídico que siguió el juez para dictar su decisión, en este sentido, señala que la recurrida contiene los siguientes:
1. En la identificación de la parte actora, donde se identifica por ejemplo a la ciudadana Rosalía Figueroa como Rosario.
2. En la identificación de las empresas codemandadas, donde identifica a la empresa Creaciones Viñas, C.A. cuando la empresa demandada lo es Creaciones Viñas 337, C.A.
3. En la publicación de la sentencia, cuando existe incoherencia en la sentencia por cuanto al folio 1107 (de la foliatura anterior) en la ultima línea se lee “para la cual señala el día, mes y año de cada día laborado, por el cual” y en la próxima hoja folio 1108, se lee “90 días por antigüedad de 3 años, con salario del 18-junio-1997”, Obviando imprimir dos hojas, que si se evidencian en Internet; aduce que aún y cuando esto fue un alegato de la parte actora se acoge a éste, indicando que no debe existir disparidad entre lo publicado en el expediente y lo publicado en la página Web, ya que ello atenta contra el principio de publicidad de la sentencia y el derecho a la defensa de las partes.
4. En la motiva, el a quo a pesar de darle valor probatorio a recibos de pago, pagos de liquidaciones sobre prestaciones sociales, renuncias, contratos a tiempo determinado, todos presentados por su representada en los c